Huguet presenta en Prada de Conflent su plan para acabar con los «souvenirs» de toros y flamencas

Huguet presentará una línea de souvenirs en septiembre
Huguet presentará una línea de souvenirs en septiembre

Barcelona- Dentro de las categorías estéticas, el kitsch es una categoría borrosa y difícil de identificar. Sin embargo, los teóricos coinciden en definirla, a grandes rasgos, como «dar gato por liebre». O lo que es lo mismo, ofrecer al observador una copia de lo observado y que sus sentidos queden satisfechos. El paradigma por antonomasia de esta categoría es el «souvenir». No hay nada como una copia de la Torre Eiffel en el comedor de casa. Pues bien, la última idea del consejero de Innovación, Universidad y Empresa, Josep Huget, no es otra que recurrir al kitsch para reflejar mejor «la identidad catalana».
Y es que, mientras languidece el turismo tradicional, la última idea de la conselleria, además de otorgar espigas a modo de estrellas a los diferentes establecimientos hoteleros rurales, consiste en elaborar un catálogo con más de 120 iconos representativos catalanes que combatan a pie de calle con los toros, los sombreros mejicanos y las faralaes. El conseller, no obstante, no dio ayer detalles sobre la fisonomía de estos souvenirs y se desconoce si la fabricación de las figurillas también correrá a cargo del erario público. Huguet señaló que el proyecto está pensado a largo plazo, en 10 ó 15 años, pero que también debe dar resultados inmediatos.
El conseller, que avanzó que el catálogo estará editado en septiembre, explicó que un grupo de expertos ha estado pensando a propósito las imágenes que más se pueden asociar a la marca Cataluña.
No en vano, hace un mes se inauguró en Barcelona la tienda «Emprentes de Catalunya» en la que ya pueden encontrarse productos como abanicos con estampados inspirados en el arte románico y piezas gaudinianas. También hay otros objetos que beben de la obra de Miró, bolsas de lana del Pirineo, complementos de ganchillo, o tazas de culo de botella de cava, entre otros.