Bankia acelera el proceso de integración para reducir gastos

Bankia, el banco que agrupa a siete cajas de ahorros lideradas por Caja Madrid y Bancaja, ganó en el primer semestre del año 205 millones de euros, de los que 114 millones corresponden al segundo trimestre, según informó ayer el consejero delegado de la entidad, Francisco Verdú, quien espera «al menos, duplicar esta cifra en el conjunto del año», pese a las poco favorables condiciones del entorno.

Francisco Verdú
Francisco Verdú

Como consecuencia de la escasa actividad de la economía española, Bankia va a poner en marcha un segundo plan de ahorro de costes para obtener una mayor rentabilidad. Este nuevo ajuste consistirá en la aceleración del cierre de oficinas y en el redimensionamiento de los servicios centrales, lo que podría traducirse en mayores sinergias y ahorros.
Hasta la fecha la entidad ha realizado el 72% del plan de cierre de oficinas (657 hasta finales del próximo año) y el 77% del ajuste de plantilla.

El valor en Bolsa

Una semana después de su debut en Bolsa, Francisco Verdú considera que la salida a los mercados «ha sido un gran éxito», como lo prueba el hecho de que apenas haya cedido un 2,26% en su cotización –ayer cerró a 3,665 euros– y de que en estos días un fondo de inversión estadounidense y varios europeos se hayan decidido por la compra de acciones cuando la entidad ya estaba cotizando. Verdú asegura que no se ha invertido mucho dinero para estabilizar el precio de las acciones en Bolsa.

Aunque no quiso adelantar cómo se iba a retribuir a los accionistas, Verdú aseguró que el «pay out» (la parte del beneficio que se destina a dividendo) estará en línea con los niveles de los mejores competidores.

La salida a Bolsa ha permitido a Bankia incrementar su solvencia hasta alcazar un «core capital» del 9,9%, lo que equivale a disponer de 3.078 millones de euros más del mínimo exigido. La parte más negativa de los resultados del primer semestre hay que buscarla en la morosidad, que ha pasado del 5,52% el pasado año al 6,35%. Verdú cree que es una tendencia generalizada en el sector, aunque cada vez crezca a ritmos menores. En su opinión, no parece probable que se estabilice hasta principios del próximo año.