Renania por Cástor Díaz Barrado

La Razón
La RazónLa Razón

Las cosas no van bien en Europa. Día tras día parece que va empeorando la situación económica, por lo menos en buena parte de la Unión Europea, y se advierten, además, indicios de desánimo en la ciudadanía y de cierto deterioro político. Grecia se debate, con las dificultades añadidas a la hora de formar un Gobierno estable y comprometido con la causa europea, entre mantenerse o no dentro de la zona euro y se enfrenta a la manera más adecuada para combatir su profunda crisis económica y social. «Los mercados» lo perciben. España e Italia, a pesar de las continuas y profundas reformas que se están llevando a cabo, no encuentran el modo de que sus economías se acomoden en el escenario del plan de estabilidad fiscal y financiera. Francia comienza una nueva era, aún por desvelar, en todas sus dimensiones con el triunfo de François Hollande; y los políticos alemanes que están en el poder comienzan a sentir los efectos de la crisis como se ha expresado en las últimas elecciones. Renania es un símbolo de que las cosas están cambiando o van a cambiar. Los criterios de austeridad son necesarios para reactivar la economía en Europa y para introducir elementos de disciplina que algunos países habían perdido en los últimos años. Pero, sobre todo, Alemania debe comprender que hay que realizar esfuerzos conjuntos y no sólo unilaterales. Como lo ha dicho el ministro español de Economía, ahora le toca actuar a Europa. El crecimiento económico comienza a ser muy necesario y, también, plantar cara a los «mercados» como unidad y demostrar que Europa está unida. Es la hora de Europa y no de sus estados miembros. «Los mercados» deben percibirlo. Si no se hace así, poco a poco se irán desgajando del euro y del proyecto europeo algunos de los estados de la Unión. No sólo están en peligro la economía y el bienestar en los estados del sur de Europa, sino que está en juego la integración política y económica que se ha ido forjando en los últimos años y que ha sido un ejemplo para el conjunto de la comunidad internacional. Alemania debe recapacitar y actuar, con la colaboración, sobre todo, de Francia, para instaurar los eurobonos y demostrar que la Unión Europea es fuerte no sólo en términos económicos sino, también, como actor político. Más aún, ahora se necesita una fuerte dosis de ilusión que debe trasmitirse a los ciudadanos europeos. De hacerlo así, Renania sería el triunfo de Europa. Nadie habría perdido, entonces, en las elecciones en Renania del Norte.