El diario de la Santa Sede cumple un siglo y medio hablando al mundo

LA RAZÓN participa en la historia centenaria de «L'Osservatore Romano» entregándolo cada domingo.

El Papa Benedicto XVI lee atentamente un ejemplar de «L'Osservatore Romano»
El Papa Benedicto XVI lee atentamente un ejemplar de «L'Osservatore Romano»

CIUDAD DEL VATICANO-Cuando, hace cincuenta años, cumplió un siglo de vida, el cardenal Giovanni Battista Montini, que dos años después se sentaría en el solio pontificio con el nombre de Pablo VI, lo definió con ironía como un «diario dificilísimo» por sus recursos limitados, su estilo limpio y sobrio y sus elevados objetivos. «Es un periódico de ideas. No sólo quiere dar noticias, también pretender crear pensamientos. Pero no sólo es un diario de ideas (¡y de qué ideas, cercanas a San Pedro!) sino también un periódico del ambiente vaticano», escribió aquel Papa.

Las palabras de Pablo VI siguen siendo igual de vigentes ahora que «L'Osservatore Romano» está a punto de cumplir 150 años. Lo hará en 2011, coincidiendo con el aniversario de la Unificación Italiana, de la que también ha pasado un siglo y medio.

Y es que «L'Osservatore Romano» nació como una reacción vaticana a la proclamación del Reino de Italia, que desde sus inicios aspiró a acabar con el Estado Pontificio y hacer de Roma su capital, objetivos que alcanzó en 1870.

Para celebrar esta conmemoración y analizar la importante labor realizada por el diario de la Santa Sede desde 1861, un grupo de profesores de universidad, periodistas, políticos, diplomáticos e intelectuales ha escrito «Singularísimo diario. Los 150 años de "L'Osservatore Romano"« (editorial Allemandi), que se presenta hoy en Roma y al que LA RAZÓN ha tenido acceso. En el libro, promovido por el director del periódico, Giovanni María Vian, y por el embajador de Italia ante la Santa Sede, Antonio Zanardi Landi, se disecciona la historia de «L'Osservatore» deteniéndose en su vital importancia para las relaciones geopolíticas del Vaticano.

El ex diplomático y editorialista del «Corriere della Sera» Sergio Romano escribe con certeza que el diario «no es el espejo del mundo», pero incluso para los alejados de la religión puede ser «el espejo del mundo en el que preferiríamos vivir». Franco Frattini, ministro de Asuntos Exteriores de Italia, califica «L'Osservatore» de «mucho más que un diario romano» y lo considera el «primer periódico global» en la historia del periodismo. «Es la cabecera que mejor ha sido capaz de representar con desencanto y fidelidad esa globalización que tantos medios siguen con angustia diaria»

«L'Osservatore» sigue siendo «obviamente el diario de la Santa Sede», explica Vian, y enumera las novedades realizadas desde que fue nombrado director en octubre de 2007: introducción del color en la primera y última páginas, apertura a firmas femeninas y no católicas, y mayor espacio a la información internacional, a la cultura, a la economía, al ecumenismo y al diálogo interreligioso.


LA RAZÓN marcó un camino que crece
El acuerdo por el que LA RAZÓN distribuye cada domingo la edición semanal en español de «L'Osservatore Romano», el diario de la Santa Sede, está marcando un camino a seguir. El periódico dirigido por Giovanni Maria Vian informaba ayer de que esta iniciativa está «suscitando un creciente interés» en España y de que, a partir del próximo enero, la revista italiana «Tempi» también se suma a la idea, ofreciendo a sus lectores la edición semanal de «L'Osservatore Romano» en lengua italiana. Como en el caso de LA RAZÓN, el nuevo suplemento no supondrá un aumento en el precio de la cabecera ni un coste alguno para el Vaticano. Con este acuerdo el diario de la Santa Sede, que ha triplicado su audiencia desde que se distribuye con nuestro periódico, aumentará más su difusión.
 


Haciendo historia
1/julio/1861
- El primer número de «L'Osservatore Romano» ve la luz cien días después de proclamarse el Reino de Italia, considerado una amenaza por Pío IX.
20/SEPTIEMBRE/1870
- El ejército del rey italiano Victor Manuel II entra en Roma por Porta Pía y acaba con el Estado Pontificio. «L'Osservatore» no se publica durante casi un mes.
1911 MEDIO SIGLO
- El periódico cumple 50 años de vida informando de la irresuelta «cuestión romana», es decir, las tensiones continuas entre el Estado Italiano y la Iglesia.
1914 I Guerra Mundial
- «L'Osservatore» y el Papa optan por la imparcialidad, aumentando así la influencia mundial de Benedicto XV y sus sucesores.
1929 Pactos de Letrán
- Los Pactos Lateranenses normalizaron las relaciones entre Italiay la Santa Sede creando el Estado de la Ciudad del Vaticano.
1922-1945 Totalitarismo
- Durante los años del fascismo y la II Guerra Mundial «L'Osservatore» fue una de las pocas voces libres de la Prensa en italiano.
2/abril/2005
- Portada monotemática que informa de la muerte de un Papa clave del siglo XX, Juan Pablo II: «El Señor ha llamado al Santo Padre».