El PP reclama a la Junta la deuda con las provincias por inversiones no ejecutadas

Sevilla- El PP andaluz elevará el tono de su oposición en los próximos meses. El secretario general de los populares andaluces, Antonio Sanz, anunció ayer que su partido presentará dos mociones en los ayuntamientos y diputaciones provinciales de la región. La primera, contra el «recortazo del bipartito», en referencia al Plan Económico Financiero de Reequilibrio (2012-2014) de la Junta que contiene ajustes por 3.500 millones. La segunda, es un ejemplo del marasmo competencial en el que se encuentra España: pedirá al Gobierno andaluz que pague su «deuda histórica» con las ocho provincias por «no haber ejecutado 10.100 millones de euros en los últimos cuatro años».

Sanz, que participó ayer en el encuentro «Coffee&politics» con blogueros y expertos en redes sociales que organizó el PP en Sevilla, señaló que «no cabe» que los ajustes «caigan sobre los trabajadores y los sectores más empobrecidos», en referencia al recorte de salarios que sufrirán los funcionarios de la Junta.

En este sentido, manifestó que Rajoy «nunca se ha atrevido ni se atreverá a plantear recortes a los funcionarios como ha hecho el presidente andaluz, José Antonio Griñán, y ya hizo antes José Luis Rodríguez Zapatero».

El secretario general del PP-A apuntó que si la Junta «hubiera hecho los deberes», Andalucía «no estaría presentando recortes, estaría presentando ajustes». Y puso un ejemplo: «solo con la corrupción de los ERE nos podríamos haber ahorrado 1.500 millones».

En el caso de las inversiones no ejecutadas, el PP-A toma el mismo argumento que usa el Ejecutivo andaluz, que reclama al Estado 1.504 millones por obras presupuestadas por el Estado en 2008 y 2009 pero que no se han realizado. Los populares señalan que la Junta hace lo mismo en sus cuentas públicas: promete obras y luego no se llevan a cabo. Hasta 10.100 millones en los últimos cuatro años. «No se han hecho los hospitales, centros educativos, los centros sociales, infraestructuras y viviendas prometidos», denunció. Ahora las diputaciones provinciales se pronunciarán sobre esta deuda.