Ordóñez y empresas urgen a acelerar las reformas

«Aquí hay que seguir haciendo reformas». Con estas palabras finalizaba ayer el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, sus respuestas a los distintos grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados.

Aguirre y Rosell conversan en presencia de Gallardón y Arturo Fernández
Aguirre y Rosell conversan en presencia de Gallardón y Arturo Fernández

No fue el único que se refirió a la necesidad de continuar modificando algunas prácticas adquiridas a lo largo de muchos años de bonanza económica. El más crítico fue sin duda alguna el Fondo Monetario Internacional, que se ha convertido en el azote de los países con mayores problemas de recuperación. El FMI pidió ayer al Gobierno que profundice de forma valiente en las reformas iniciadas en el mercado laboral para reducir sustancialmente el desempleo.

La institución internacional propuso flexibilizar la negociación colectiva, desligar los salarios del IPC y rebajar el coste del despido. En la misma línea reformista se pronunciaron el Instituto de la Empresa Familiar –«se necesitan reformas que permitan recuperar la confianza de ciudadanos, empresarios e inversores»– y la CEIM, que reivindicó un nuevo marco laboral que simplifique las actuales fórmulas de contratación con un contrato con despido de 20 días por año trabajado.

Banco de España
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, aseguró ayer en el Congreso que «la economía española sigue todavía sometida a una vigilancia muy estricta por los mercados, que continúan exigiendo un nivel injustificadamente elevado de la prima de riesgo soberano». ¿Razones? Entre otras, la alta cifra de paro (21%) «plantea dudas sobre la capacidad de la economía española para recuperar su crecimiento potencial y asegurar la sostenibilidad de sus finanzas públicas». Si no hay recuperación económica «no veremos una recuperación del crédito a familias y empresas». Para ello, el Banco de España cree necesaria una reforma profunda de las relaciones entre empresarios y trabajadores ya que sin ella «será muy difícil que la economía española alcance pronto un razonable ritmo de actividad de forma sostenida».

CEIM
Arturo Fernández, presidente de CEIM, dijo en la asamblea general de la confederación que los empresarios serán capaces de crear empleo con una fórmula laboral que otorgue flexibilidad, controle el absentismo y les otorgue el control de las mutuas. Fernández insistió en que la economía española se encuentra «inmersa en la crisis más profunda y duradera de de nuestra historia reciente, porque las reformas acometidas por el Gobierno, tardías, insuficientes y aún incompletas, no han producido todavía efectos positivos tangibles en las empresas y las familias».

IEF
A través de un comunicado, el Instituto de la Empresa Familiar aseguró «que los tiempos de la clase política deben ajustarse a los de la sociedad española, sin depender del calendario electoral». La principal reforma que reclaman es dar la vuelta al decreto ley de reforma de negociación colectiva aprobado por el Gobierno, de modo que otorgue mucho más papel a las mutuas sobre el absentismo laboral, evite la vinculación automática de los salarios al IPC, flexibilice la contratación en la pequeñas empresas, cambie la contratación de los jóvenes y facilite el descuelgue de las empresas de los convenios colectivos. También el presidente de CEOE, Juan Rosell, urgió ayer a hacer grandes reformas, políticamente «incorrectas».