Rubalcaba envía a sus compañeros de partido a las protestas

A pesar de su apoyo a Toxo y Méndez, el líder del PSOE no acude a ninguna manifestación

MADRID-El PSOE quería alzarse protagonista en el día del trabajador. Varios miembros del partido, entre ellos su propio líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, llevaban días llamando a los «compañeros y compañeras», como dírian los sindicatos, a que protestaran en la calle. No precisamente para celebrar la jornada del trabajador, sino para protestar contra las medidas llevadas a cabo por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, y en el caso de Madrid, por Esperanza Aguirre.

En la capital, aunque intentaron pasar desapercibidos, desde la segunda fila de la pancarta de encabezamiento asomaban la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez; el secretario general del PSM, Tomás Gómez; el portavoz socialista en el ayuntamiento, Jaime Lissavetzky; los ex ministros de Trabajo Jesús Caldera y Valeriano Gómez; el diputado Rafael Simancas y, cómo no, Pedro Zerolo.

Tomás Gómez no quiso dejar pasar el denominado «tarifazo» –la subida del precio del transporte en la Comunidad– para continuar con su oposición, y aseguró que «todas las semanas el Gobierno da decenas de motivos para salir a la calle». Seguía así la línea que mantiene desde hace meses la Ejecutiva Federal. Muy activa en el llamamiento a las protestas desde las redes sociales, Elena Valenciano no quiso dejar pasar la oportunidad de presentarse en la convocatoria de Valencia, junto al secretario general del PSPV, Joaquim Puig. La vicesecretaria general del PSOE manifestó que «aunque a la derecha no le guste mucho vernos aquí, estamos donde siempre hemos estado, en la calle, con los trabajadores».

En el feudo socialista, Andalucía, pocos dirigentes de primera línea se presentaron en las manifestaciones. El senador Javier Rodríguez en Sevilla y el diputado Gaspar Zarrías en Jaén fueron de las pocas caras conocidas del partido que se pudieron ver en las protestas.

En Cataluña hubo una gran representación socialista. Toda la plana mayor del PSC estaba presente. Encabezaba el grupo su secretario general, Pere Navarro. El ex ministro de Defensa José Antonio Alonso hizo lo propio desde León.

Al que no se pudo ver en ninguna de las manifestaciones repartidas por toda España, y se esperaba, fue a Rubalcaba. Tras semanas e incluso meses azuzando a la gente para que saliera a la calle, sorprendió no encontrar al líder socialista detrás de ninguna pancarta, debajo de la lluvia incómoda de Madrid, o enarbolando las virtudes de un gobierno socialista junto a sus compañeros.


Exclusión o no, según el medio de información

Mientras que la organización de la manifestación desde el principio facilitó a los medios poder hablar con los políticos que asistieron, no fue ésta la tónica en todo momento. Algunos manifestantes impidieron a este periódico poder acercarse a algunos dirigentes socialistas durante el transcurso de las protestas.