Fabra sólo costeará los programas de RTVV catalogados de servicio público

Valencia- En la nueva Administración del presidente Alberto Fabra no caben televisiones deficitarias. Por ello, el proyecto de ley del Estatuto de Radiotelevisión Valencia (RTVV) aprobado en el pleno del Consell permite la entrada de la iniciativa privada en la radio y televisión valenciana.

El vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, explicó ayer que de los Presupuestos Generales únicamente se costearán aquellos programas que sean considerados como servicio público. De esta manera, se cederá la explotación de determinadas franjas horarias empresas privadas, que tendrán que pagar un canon de explotación, pero también podrá recibir una financiación de la Generalitat por promocionar el uso del valenciano.

La cuestión está ahora en saber qué se entiende como servicio público. Lo son los informativos, así como aquellos programas que promocionan la cultura y la lengua valenciana, por ejemplo, «La Alquería Blanca», explicó Císcar. En cualquier caso, los pormenores de esta definición vendrán recogidos en un contrato- programa, que suscribirán el Consell y RTVV S.A. cada tres años. Estos detalles se dejan conscientemente fuera de la ley para que no haya que modificarla.
La ley establece que se utilizará preferentemente el valenciano, el porcentaje se pactará en su tramitación en Les Corts. También fija un mínimo del 20 por ciento para difundir obras audiovisuales valencianas.

Otro de los cambios fundamentales que establece la ley, es la responsabilidad del director general y de los consejeros. Podrán ser destituidos si se registra una desviación del déficit igual o superior al siete por ciento. Además de reduce el número de consejeros de doce a nueve personas, incluido el director general. Císcar precisó que el hecho de que se incumpla el objetivo de déficit cero, deberá estar debidamente justificado.

El pleno del Consell también aprobó el nombramiento de Fernando Díaz Requena como sustituto de Jorge Vela al frente de la Dirección general de Economía y del Instituto Valenciano de Finanzas, después de que éste dimitiera por su imputación en el caso Nóos. Díaz Requena era hasta ahora director del Instituto Valenciano de Estadística, plaza que se amortizará.
Queda todavía vacante el puesto del director general de Turismo, Luis Lobón, que también dimitió tras resultar imputado.