El origen del mundo

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hay un libro que sin duda provocará un interesante debate en el que podrán participar expertos y neófitos, jóvenes ávidos de certezas y maduros escépticos, airados nihilistas y atractivas ateas. Se trata de «The Grand Design» (Bantam Books/Random House), del físico británico Stephen Hawking, donde sostiene que la creación del universo –el llamado Big Bang– es la consecuencia inevitable de las leyes de la física, de manera que el cosmos se creó de la nada y que en esta explosión no hubo participación de Dios. Se vuelve, por lo tanto, a un viejo tema, aunque en esta ocasión tendrá un matiz más sonado, ya que el libro –cuya edición inglesa ya esta en las librerías– se ha editado una semana antes del histórico viaje del Papa Benedicto XVI al Reino Unido, que comenzará el día 16.
Lástima que el Ratzinger, el gran intelectual, no pueda fajarse en este debate, porque la discusión prometería, como tampoco defraudaron sus discusiones con Habermas. De momento, han participado representantes de las tres creencias monoteístas en el Reino Unido: el arzobispo de Canterbury, el rabino jefe y el presidente del Consejo Islámico de Gran Bretaña. En esencia, las tres opiniones coinciden en algo: la física por sí sola no explica por qué existe algo en lugar de la nada. Lo mejor es leer el libro y pelearse amigablemente con un café delante. El mundo no se va a acabar.