Más paro precios más altos y la amenaza del crudo

¿Está España mejor que hace cuatro meses? ¿Lo estará dentro de tres cuando vuelvan los empresarios a La Moncloa? Las cifras oficiales ofrecen un abanico de respuestas para todos los gustos e ideología.

 
 

Lo que nadie puede cuestionar es que España tiene más paro que en noviembre, los precios han subido considerablemente y el petróleo se ha convertido en una amenaza para la recuperación de la economía, aunque esta última variable nada tenga que ver con la gestión del Ejecutivo. A favor de Zapatero juega la mejoría de la bolsa y, sobre todo, la prima de riesgo, aunque este último dato puede cambiar en horas por cualquier decisión.

El presidente del Gobierno se reunió con los principales empresarios españoles el pasado día 27 de noviembre. Con Grecia aniquilada por los mercados en el mes de mayo, Irlanda pasó a ser el centro de la diana de los especuladores. El hecho de que España no haya conseguido aún desvincularse de las siglas PIGS (Portugal, Ireland, Greece y Spain que agrupan a las economías con mayores problemas) contribuyó a sembrar de dudas el horizonte económico. El 30 de noviembre, apenas tres días después de la cumbre empresarial en Moncloa, la prima de riesgo española (el diferencial que mide la rentabilidad de nuestros bonos a diez años y los alemanes) tocó techo en 311 puntos básicos. Hoy, cuatro meses después, España tiene que pagar un sobreprecio de 190 puntos básicos, un 1,9%, para colocar su deuda soberana con la misma garantía que la alemana.

Puede que este dato sea el que más preocupe a los empresarios que ayer estuvieron con el presidente del Gobierno, porque tienen que buscar financiación. Pero de puertas hacia adentro, entre noviembre y marzo, el paro ha subido en 188.969 personas, el número de afiliados a la Seguridad Social ha caído en 265.615 trabajadores y los demandantes de empleo se acercan a los 5,8 millones. Todo con el PIB casi estancado.