La Justicia británica aprueba la extradición de Assange a Suecia

La defensa del fundador de Wikileaks dispone de una semana para apelar

Assange criticó duramente el sistema de extradición europeo. Anna Ardin es periodista sueca y una militante feminista. Sofia Wilen lo acusa de abusar de ella mientras dormía
Assange criticó duramente el sistema de extradición europeo. Anna Ardin es periodista sueca y una militante feminista. Sofia Wilen lo acusa de abusar de ella mientras dormía

Londres- Julian Assange, fundador de Wikileaks, perdió ayer el primer asalto en su proceso de extradición a Suecia. El juez Howard Riddle, miembro de la Corte de Magistrados de Belmarsh, en el sureste de Londres, resolvió que el ex «hacker» debía de ser entregado al país nórdico para hacer frente al interrogatorio por los supuestos delitos sexuales cometidos en agosto contra dos mujeres que le acusan de haberlas obligado a practicar sexo sin preservativo.
La defensa de Assange, que tiene ahora una semana para apelar la decisión, dejó claro que recurrirá el fallo. En caso de que su recurso no prospere, el australiano será extraditado a Estocolmo en un plazo de diez días.
Los abogados de Assange siempre advirtieron de las irregularidades y riesgos asociados a un juicio contra su cliente en el país nórdico. El magistrado llegó a convocar una audiencia extra a principios de mes para poder escuchar todos los testimonios de los testigos, pero finalmente ayer aseguró que no existe ninguna razón que haga pensar que el periodista no será tratado de una manera justa. Al juez tampoco le convencieron las tesis que apuntaban a que el ex «hacker» podría terminar siendo trasladado a Estados Unidos, donde se arriesgaría a una condena a pena de muerte por filtrar los documentos secretos en su página web que sacaron los colores a la Casa Blanca.
Tras conocer el fallo, el fundador de Wikileaks criticó duramente el sistema de extradición europeo y dijo que siempre supo que sus abogados tendrían que apelar. Assange siempre ha negado los hechos que se le imputan e incluso ha alegado que forman parte de un proceso con trasfondo político. A la salida del juzgado, ante la avalancha de prensa internacional, su abogado, Mark Stephens, aseguró que aún confían en que el asunto se resuelva en Reino Unido. En este sentido, se mostró «muy optimista» sobre las «oportunidades» de que el recurso de apelación prospere.
Bajo las mismas condiciones de libertad bajo fianza que le fueron impuestas en diciembre, el ex «hacker» regresó ayer a la mansión de Vaughan Smith, quien le ha dado cobijo desde que salió de prisión a finales del año pasado. Será allí donde vuelva a reunirse con su equipo legal para estudiar sus nuevas posibilidades antes la Justicia británica.