Caja Rural Toledo y Ciudad Real aprueban su fusión

Los Consejos Rectores de las Cajas Rurales de Toledo y Ciudad Real han aprobado la fusión entre ambas entidades con el objetivo de participar "activamente"en el panorama bancario que se está configurando y convertirse en el operador financiero "de referencia"de Castilla-La Mancha.

Andrés Gómez Mora, presidente de Caja Rural de Toledo, en la imagen a la derecha
Andrés Gómez Mora, presidente de Caja Rural de Toledo, en la imagen a la derecha

Este nuevo proyecto de fusión entre las Cajas Rurales de Toledo y Ciudad Real lo aprobaron en la tarde de ayer, jueves, los Consejos Rectores de ambas entidades en las respectivas sedes de cada entidad. A finales de diciembre de 2008 los presidentes de las Cajas Rurales de Toledo y Albacete, Andrés Gómez e Higinio Olivares, respectivamente, gestaron un proyecto de fusión que se impulsó en los meses siguiente pero que se desactivó en otoño de ese mismo año debido a los "desencuentros"entre ambas entidades. Ahora han sido los Consejos Rectores de Caja Rural de Toledo y de Ciudad Real los que aprobaron ayer, jueves, por unanimidad el informe de fusión, que ha contado con el asesoramiento de AFI (Analistas Financieros Internacionales). En breve, el informe será presentado por los respectivos presidentes de las entidades fusionadas (Andrés Gómez Mora, de Caja Rural de Toledo, y Luis Díaz Zarco, de Caja Rural de Ciudad Real) al Banco de España y después al Gobierno de Castilla-La Mancha. La entidad resultante pasará a ser la segunda Caja Rural por beneficios de todo el grupo de Cajas Rurales, que está formado por 75 Cajas y ocupará el cuarto puesto por tamaño. Ambas Cajas han adoptado esta decisión "para dar respuesta al "status quo"que se está configurando en el sector financiero español", según han precisado en un comunicado. Respecto a las características de la operación, se trata de una fusión "entre iguales"con un nuevo Consejo Rector de 15 miembros, siendo presidente y copresidente Andrés Gómez Mora y Luis Díaz Zarco actuales presidentes de Toledo y Ciudad Real. La nueva Caja Rural que se creará nacerá "con gran capacidad de gestión, sana, con liquidez y con fuerte vocación y ambición regional"para impulsar el desarrollo de las instituciones y de los diferentes tejidos sociales y empresariales del territorio autónomo, han indicado ambas entidades. La dimensión de la nueva Caja Rural presentará un balance de inicio de más de 4.700 millones de euros, tendrá más de 300 oficinas, dará empleo a más de 1.000 profesionales y estará presente en Madrid y Ávila además de Castilla La Mancha. Los equipos ejecutivos de ambas Cajas esperan iniciar la actividad conjunta dentro de este ejercicio aunque previamente el proceso debe ser refrendado por las Asambleas Generales respectivas.Las Cajas Rurales de Toledo y de Ciudad Real han apuntado que no acudirán al FROB (Fondo de Restructuración Bancaria) dada "la excelente salud financiera"de ambas