Jartum libera a cuatro empleados de la ONU acusados de espiar para Sudán del Sur

El Gobierno de Sudán anunció hoy que ha liberado a cuatro trabajadores extranjeros de Naciones Unidas, que fueron detenidos a finales del pasado abril acusados de espiar para Sudán del Sur.

En una rueda de prensa, el ministro sudanés de Defensa, Abdel Rahim Mohamed, explicó que los extranjeros -un noruego, un sudafricano, un británico y un sursudanés- han sido entregados al mediador y expresidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki.

La detención se produjo en la frontera entre Sudán y Sudán del Sur, y estas cuatro personas fueron acusadas de haber entrado en esas zonas fronterizas ricas en petróleo de una manera ilegal para espiar a favor del Gobierno de Yuba.

Según informes emitidos más tarde, los detenidos eran miembros de la ONU, que participaban en una misión para limpiar de minas antipersonales la frontera sudanesa.

En los últimos meses, Sudán y Sudán del Sur han protagonizado frecuentes choques en regiones fronterizas cuya soberanía se disputan y que son ricas en petróleo, los más graves en la zona de Heglig, que estuvo ocupada durante diez días en abril pasado por tropas sursudanesas.

Sudán del Sur nació el 9 de julio de 2011 tras un referéndum celebrado bajo los auspicios de la comunidad internacional y tras un conflicto bélico con el norte que se prolongó durante más de dos décadas. EFE