Rebelión a bordo del PSOE por la reforma constitucional

Dirigentes del PSOE, partidos y asociaciones critican que la reforma de la Cosntitucional para limitar el déficit público no sea sometida a referéndum

Borrell no comparte la medida, no entiende el cambio y desea un referéndum
El expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell no comparte la propuesta de fijar un tope de déficit en la Constitución y no entiende "qué ha cambiado"para que el Gobierno español plantee una medida que hasta ahora rechazaba y que, de aprobarse, espera que se someta a referéndum.

"Espero que al final el resultado del voto en el Parlamento, si se llega a producir, conduzca a la necesidad de un referéndum, y que los que no tenemos voto en el Parlamento, también podamos votar", ha apostillado en rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El que fuera ministro de Obras Públicas, actualmente presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia, ha recalcado que si fuera diputado no votaría la reforma constitucional, porque "no se puede adoptar una medida de esta naturaleza aprisa y corriendo".

De hecho, se pregunta "qué ha pasado desde hace una semana"para que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, hayan pasado de "ridiculizar"al líder de la oposición, Mariano Rajoy, a asumir lo que él planteaba.

Borrell interpreta el cambio "radical"de postura como un "sacrificio ritual", más bien ante las "exigencias"de la canciller alemana, Angela Merkel, que ante los mercados, que no cree que se calmen con esto, porque lo que les preocupa es el crecimiento económico.

Además, ha considerado que la situación española "no es tan grave como para tener que recurrir a esta clase de tranquilizantes para los mercados", y ha afirmado que la tesis de contener el déficit para recuperar la confianza y volver a la senda del crecimiento es "un cuento chino".

El exdiputado socialista piensa que "autoprohibirse utilizar un instrumento económico que en algún momento puede ser útil, o incluso necesario", es "un sacrificio"de la concepción del rol del Estado.

Según dice, la Constitución es un marco para la acción, con objetivos y principios, pero no debería limitar el uso de los instrumentos para alcanzarlos, y el déficit es un "instrumento de política económica".

Borrell se ha preguntado con qué instrumentos puede responder un Gobierno a las "circunstancias cambiantes"de la economía si ya ha "renunciado"a la política monetaria, y ahora renuncia a su política fiscal.

No obstante, ha matizado que habrá que ver "en qué se concreta exactamente la propuesta"y si supondrá aplicar la denominada "regla de oro", aunque también depende de cómo se interprete esa regla.



Antonio Gutiérrez votará contra la reforma constitucional y no seguirá de diputado si el PSOE no cambia de política

El diputado del Grupo Socialista por Madrid en el Congreso y ex secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, no tiene intención de volver a repetir en las listas del PSOE en las elecciones legislativas de noviembre a no ser que le hagan una petición expresa que vaya acompañada de un "serio compromiso de rectificación"de algunas de las políticas que ha puesto en marcha el Ejecutivo socialista. Además, ya adelanta que votará en contra de la reforma de la Constitución para incluir un tope de déficit.

El ex líder sindicalista, que nunca ha llegado a afiliarse al PSOE, se ha mostrado esta vez especialmente crítico con la reforma de la Constitución para la inclusión de un tope de déficit que han pactado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, y que cuenta con la aquiescencia de Rubalcaba.

De hecho, tiene decidido romper de nuevo la disciplina de grupo y votar en contra de la proposición de ley que se utilizará para cambiar la Carta Magna. "Estoy absolutamente convencido de que votaré en contra", anuncia a la vez que denuncia que un tema de "tanta envergadura"no haya sido objeto "del más mínimo debate"en el Grupo Socialista.

Por eso, considera que Zapatero no está "legitimado"para exigir apoyo a esa reforma a sus diputados y, aún recalcando que no es afiliado, ha llamado a una reflexión sobre esta circunstancia a sus compañeros del grupo. "Yo me corresponsabilizo con aquello en lo que participo, eso es una regla de la democracia", apunta, a la vez que añade que proponer este tema "a tres semanas de que acabe la legislatura"sin ninguna "reflexión"es "un disparate"que atenta "contra a la conciencia individual de cada diputado con una mínima responsabilidad".


La de Antonio Gutiérrez no es la única voz crítica con la reforma constitucional que ha surgido en el seno del Grupo Socialista del Congreso. Juan Antonio Barrio de Penagos, José Antonio Pérez Tapias y Manuel de la Rocha, de Izquierda Socialista, también han cuestionado esta iniciativa al considerar que es una imposición del neoliberalismo que no ha sido suficientemente debatida en el seno del partido.


Fernández Vara será "el primero"en contra de la reforma constitucional si no se explica el rechazo al referéndum
El expresidente de Extremadura y líder de los socialistas en esta región, Guillermo Fernández Vara, se ha mostrado "el primero"en contra de la reforma constitucional pactada por el Gobierno y el PP para fijar un techo de gasto si esta medida se lleva a cabo sin que se explique.

"Si hay alguna razón que impide someter la reforma constitucional a referéndum, hay que explicarla. Si no se hace, nadie nos entenderá", ha escrito Fernández Vara en su cuenta de Twitter.

Fernández Vara ha alertado del riesgo de que, por rehusar el debate, la reforma aprobada por las Cortes se saque adelante "con una mayoría social en contra", a lo que ha añadido: "Y yo el primero".

"Y digo que yo el primero", ha continuado el expresidente extremeño, "porque no lo entiendo hasta que me lo expliquen". Vara ha reconocido, con reparos, que los "mercados pueden cambiar nuestras vidas"y ha aprovechado para recordar que en su etapa al frente de la Junta de Extremadura redujo el gasto público en 600 millones de euros.

"La mejor manera de preservar las políticas sociales es que las cuentas cuadren", ha enfatizado.



El líder del PSC en el Parlamento catalán duda de la necesidad de reformar la Constitución para controlar el déficit

El líder del PSC en el Parlamento catalán, Joaquim Nadal, ha puesto en duda este jueves la necesidad de reformar la Constitución para controlar el déficit, tal y como propuso este miércoles el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"No sé si la fórmula para cumplir con las imposiciones y exigencias de Europa por lo que respecta al déficit y la deuda esnecesariamente la reforma de la Constitución", ha afirmado en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

El socialista ha considerado que la reforma de la Constitución tendría que abarcar también otros cambios: "Que se ponga todo aquello que tenemos pendiente", ha apostillado. 



Tomás Gómez se muestra "escéptico"por la decisión de limitar por Ley el gasto público

El secretario general del PSM y portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Tomás Gómez, se ha mostrado este miércoles "escéptico"por la modificación de la Constitución para limitar por Ley el gasto público.

En declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión mantenida con responsables del PSOE en Boadilla del Monte, Gómez ha indicado que aunque "hay un pacto entre los dos grandes partidos"es "escéptico"con las medidas que "suponen limitar estructuralmente el gasto público en un país".

"Una cosa es que uno conduzca despacio y otra que se te cale el coche. Nunca se puede supeditar el sostenimiento del estado del bienestar al cumplimiento de un objetivo de déficit público", ha explicado.

"Pero yendo más allá, me imagino que es lo que hay que hacer en este momento cuando el presidente del Gobierno ha tomado esa iniciativa, imagino que es con lodos los datos de los que él dispone la iniciativa que hay que tomar. Además, está de acuerdo la mayoría cualificada de la cámara parlamentaria", ha subrayado.

A juicio de Gómez "va siendo hora"de que la política gobierne a los mercados y "no los mercados gobiernen tanto a la política que incluso se puedan plantear cuestiones como esta".

Gómez se ha definido como un "economista keynesiano", por lo que piensa que el gasto público en momentos de crisis "sirve para levantar la demanda agregada"y que tiene "algunas dudas"sobre la limitación del gasto público.

"El gasto público en momentos de crisis sirve para levantar la demanda agregada, sirve para relanzar la economía. Es muy importante el papel que tengan el Estado y las administraciones públicas. Por lo tanto, limitar estructuralmente el gasto público como economista tengo algunas dudas", ha concluido.


Tampoco ha sido aplaudida la propuesta por el exministro Jordi Sevilla, en el pasado uno de los hombres de confianza de Zapatero, quien en su cuenta de Twitter se pregunta por qué "la mayor crisis económica provocada por el sobreendeudamiento privado instigado por la banca privada se arregla prohibiendo la deuda pública"



Partidos y asociaciones critican que la reforma no sea sometida a referéndum
Un día después de que PSOE y PP acordaran reformar la Constitución, para incluir una regla de gasto que obligue a todas las administraciones a controlar el déficit, crecen las críticas de partidos, asociaciones y ciudadanos, que piden que el cambio en la Carta Magna se someta a referéndum.

Más allá del contenido de la propuesta, representantes del PNV, ERC, IU o Ciutadans se han mostrado a favor de convocar un referéndum, petición a la que se han unido políticos y asociaciones como FACUA.

En internet, una iniciativa promovida por el catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Pompeu Fabra Vicenç Navarro suma ya más de 30.000 firmas de apoyo para que se convoque un referéndum que ratifique la reforma constitucional.

Aunque en twitter el #yoquierovotar# ha permanecido como el tema del momento durante buena parte de la mañana, a las dos de la tarde había sido relegado por otros, como #jovullvotaradeuespanya#, que han concitado un mayor número de comentarios por parte de los usuarios de esta red social.

En el caso de los partidos, el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha anunciado que presentará una enmienda a la totalidad a la reforma, así como un recurso ante el Tribunal Constitucional.

Ha insistido además en pedir un referéndum, para lo que intentará sumar a su propósito a más parlamentarios, ya que es necesario que lo reclame el diez por ciento, al tiempo que ha llamado a la movilización democrática ante el "golpe sumarísimo"de mercados y bipartidismo al Estado social.

También el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha considerado que "no sería malo que el pueblo se pronunciara sobre esta propuesta"en un referéndum.

A su juicio, es poco probable que se llegue al 10 por ciento de diputados que soliciten la consulta y ha apuntado que sólo se lograría si el PSC "se volcara en pedirla".

El portavoz de ERC en el Congreso Joan Tardá ha propuesto a los diputados "catalanistas"en la Cámara Baja que se ausenten durante la votación de la reforma como forma de protesta por su contenido y ha dicho que si no hay referéndum será "un acto de bandolerismo democrático".

Desde el BNG, su portavoz, Guillerme Vázquez, ha apoyado un referéndum, aunque se ha mostrado seguro de que este tipo de medidas "antipopulares"se tomarán "de tapadillo, corriendo y sin discusión".



Rubalcaba pide flexibilidad y no pillarse los dedos con el límite de déficit

El candidato del PSOE para las elecciones del 20-N, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido hoy de que no hay que pillarse los dedos con el techo de déficit y deuda en las administraciones públicas y ha apostado por establecer en la reforma de la Constitución una fórmula que permita cierta flexibilidad.

Rubalcaba se ha expresado en estos términos durante un encuentro con 62 padres y madres con hijos menores de 15 años, celebrado sin la presencia de medios de comunicación, en el que uno de los asistentes le ha preguntado por la reforma constitucional anunciada ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Según fuentes del PSOE presentes en el encuentro, Rubalcaba ha querido tranquilizar a los asistentes sobre esta reforma constitucional y ha asegurado que no va a suponer ningún tipo de recorte social.

Ahora bien, ha opinado que lo importante es "la letra pequeña"que se está negociando entre los grupos, porque el texto debe recoger una fórmula lo suficientemente flexible como para ir a un déficit cero o limitado en situaciones normales, pero que pueda modificarse en momentos de dificultades económicas.

"No podemos pillarnos los dedos", ha advertido, antes de destacar la necesidad de llevar a la Constitución lo que ya existe en la ley de estabilidad, aunque con flexibilidad como para que el gobierno y las comunidades autónomas puedan manejarse en momentos de dificultades.