RTVE: el remate de la memoria histórica

En la primera temporada quedó claro quiénes eran los buenos y quiénes los malos para los guionistas de «14 de abril. La República», que se encargaron de pintar a los representantes de ideologías de izquierda de una manera mucho más agradecida que a los personajes más conservadores.

 
 

Pero en la segunda entrega de esta ficción de RTVE, que se presentó en Festval, el festival de televisión y radio que se celebra desde ayer en Vitoria, el enfoque cambiará significativamente. «En los nuevos capítulos se mostrará que en los años treinta sí es cierto que había dos bandos, aquellos que están del lado de la Ley frente a los extremistas, tanto de izquierdas como de derechas», matizóFernando López Puig, director de ficción de TVE.

Al igual que en el Parlamento, en la corporación pública parece que también se palpa que la legislatura está llegando a su fin y todos ansían tener una continuidad más allá del 20-N. No sólo anuncian un cierto giro menores tintes ideológicos, sino que, además, esta segunda temporada será también la última de «14 de abril. La República», aunque los responsables aseguran que siempre puede surgir la idea de una temporada más, «pues el título abarca hasta 1939».

Amores e intrigas
Pero, tintes políticos aparte, esta ficción «no pretende ser un documental», aclaran los responsables de la serie, que afirman que centrarán el peso de la producción en las tramas amorosas y las relaciones personales de los protagonistas. Nuevos enredos y tramas intrigantes que quedaron suspendidas en el aire en el último capítulo de la primera temporada despejarán las incógnitas a lo largo de las 17 entregas de la nueva etapa, que abarca hasta el 18 de julio de 1936. Así, el señorito Jesús (Félix Gómez, a quien parece que le vienen como anillo al dedo estos personajes) entrará de lleno en la política. «Dejaré de lado mi faceta de fiestero para comprometerme con la ideología de un partido conservador, luchar en pro de la Ley y enfrentarme a la reforma agraria de la que no soy partidario», explica el actor. Y aquí es donde aparece su amigo y rival, Jesús (Alejo Saura) que, como representante del campesinado, tirará de la cuerda en sentido opuesto: «Ambos nos queremos, pero defendemos intereses opuestos», confiesa. Además, Alejandra y Mercedes seguirán siendo el mayor dolor de cabeza de Fernando.


Futuro incierto
Después de la poca aceptación que ha tenido la comedia guerracivilista «Plaza de España», los responsables de ficción de RTVE no quieren pillarse los dedos con arriesgadas previsiones. «Estamos estudiando si continuar o no con la serie». Las que sí regresan son «Cuéntame», con los Alcántara arruinados, «Águila roja» y «Gran Reserva».