Cataluña crea una unidad policial contra las «guerrillas urbanas»

Se acabó la «impunidad» y el «amparo social» con los que, en los últimos años, han actuado en Cataluña las «guerrillas urbanas».

En los disturbios frente al Parlament hubo cinco detenidos
En los disturbios frente al Parlament hubo cinco detenidos

O, por lo menos, este es el mensaje que el consejero de Interior de la Generalitat, Felip Puig, quiso transmitir ayer en su comparecencia parlamentaria para explicar el dispositivo policial con motivo del sitio de los indignados al Parlamento de Cataluña el pasado 15 de junio, que no evitó, no obstante, el asedio y agresiones a los diputados.

«Estamos ante nuevas formas de acción de grupos conocidos» que habitualmente se sirven de actos pacíficos y lúdicos para desatar su violencia. Por este motivo, Puig quiere darle un nuevo enfoque a la manera de trabajar de los Mossos d'Esquadra y «buscar nuevas técnicas de respuesta» a estos grupúsculos radicales. Para empezar, tal y como explicó el consejero, Interior ha creado una unidad especializada que monitorizará a estas «guerrillas urbanas». Adscrito a la División de Información de la Policía Autonómica, este nuevo grupo de trabajo se centrará en recabar imágenes y declaraciones de testigos para identificar a los violentos y contar con más pruebas ante la Justicia que los incriminen. Además, Puig quiere, a pesar de los recortes presupuestarios, incrementar y redistribuir los efectivos de la brigada móvil (BRIMO), entre otras medidas para luchar contra la violencia callejera.

Durante más de dos horas, Puig defendió el dispositivo policial ante la agresividad desatada y aguantó las críticas de la oposición, que censuraron su gestión. Es la segunda vez que el consejero se ve obligado a dar explicaciones por las actuaciones de los Mossos contra los indignados.