La Región encara su recuperación con un Pacto por el Empleo

El Gobierno regional, la patronal y los sindicatos firmaron ayer este acuerdo que cuenta con una inversión de 370 millones.

Balibrea, Ballesta, García, Reverte, Sotoca, Bascuñana y Marín
Balibrea, Ballesta, García, Reverte, Sotoca, Bascuñana y Marín

Murcia- El fracaso derrota a los perdedores, pero inspira a los ganadores. Y la Región de Murcia está inspirada. Nuevos aires llegan a sus pulmones para afrontar con ilusión y motivación esta dura situación económica, acompañada de una tormenta social plagada de desconfianza, amoldarse a las circunstancias y ganar esta batalla por méritos propios.La Región tiene espíritu emprendedor y ve oportunidades, sin ignorar las dificultades, allá donde mira en la búsqueda de un futuro esperanzador para los murcianos. Murcia traza un nuevo camino con el Pacto por la Promoción del Empleo para impulsar y facilitar la contratación laboral y mejorar la calidad del trabajo con el fin de reactivar y fortalecer la economía regional para superar en buenas condiciones la crisis.El presidente de la Comunidad, Ramón Luis Valcárcel, los secretarios generales de UGT y CCOO, Antonio Jiménez y Daniel Bueno, respectivamente, y el presidente de la patronal Croem, Miguel del Toro, suscribieron ayer en el Palacio San Esteban el pacto, vigente hasta 2014 y que cuenta con una partida de 370 millones de euros. Esta «hoja de ruta» incluye más de 120 medidas y se pondrá en marcha a partir del 1 de enero de 2011 con un montante de 91 millones para ese ejercicio, cifra que será similar en las siguientes anualidades.El Pacto por el Empleo, cuyo preámbulo ensalza la necesidad de dar respuestas eficaces a las personas que buscan un puesto de trabajo, integra un gran paquete de medidas en políticas de empleo con las que se pretende transmitir paz social y, por ende, confianza en el mercado.El pacto, cuya articulación se definirá en los próximos meses e incluirá la Renta Básica de Inserción, premiará a las pymes que apuesten por la contratación indefinida, así como a las empresas que hagan contratos estables a mujeres, menores de 30 años y mayores de 45 años. Los trabajadores autónomos se favorecerán de líneas de financiación para aumentar su liquidez, y también se subvencionará el desarrollo de actividades económicas por cuenta propia.También se refuerza el Servicio de Empleo y Formación para orientar y formar a los desempleados; se fijarán becas-salario para los parados menores de 26 años que realicen algún curso de formación para el empleo. La calidad laboral es uno de los objetivos de esta iniciativa, que se promoverá mediante ayudas a la conciliación de la vida laboral y familiar, por un lado, para que los padres trabajadores puedan contratar a alguien que cuide de sus hijos y, por otro, a las empresas para que sustituyan a los empleados que estén de baja por maternidad. Los beneficiarios de todas estas políticas serán los colectivos más vulnerables, como los jóvenes, las mujeres, los discapacitados, los inmigrantes, los mayores de 55 años y los parados de larga duración.Otros temas que se quedaron en el tintero, como vivienda o medio ambiente, serán objeto de nuevos acuerdos, que previsiblemente se cerrarán el próximo mes de julio.Este pacto ve la luz tras cuatro intensos meses de trabajo entre el Gobierno regional y los agentes sociales. Valcárcel aseguró que se ha trabajado «duro y con responsabilidad» para llegar a puntos de coincidencia, que ahora son «más precisos que nunca» para dar «la mejor respuesta posible» a los murcianos.«No hay margen para la flexibilidad, sino para el cumplimiento al cien por cien de lo acordado», afirmó con rotundidad el presidente de la Comunidad, quien añadió que ese es el propósito de los firmantes y garantizó que su gobierno hará «todos los esfuerzos para que eso sea así». Para Valcárcel, la importancia de alcanzar este acuerdo y cumplir lo comprometido es tanta como «la magnitud del problema que genera el paro en la Región».«Con este pacto se han establecido las bases con las que se pretende construir el futuro entramado que debe conformar el mercado de trabajo en la Región», manifestó el presidente de la Comunidad.Del Toro señaló que estamos en «un tiempo de sacrificios» que obliga a priorizar las acciones para atender a los grupos de personas con mayor riesgo de exclusión y «ganar la batalla de la formación en beneficio de la calidad en el puesto de trabajo y en términos de productividad». El presidente de la Croem calificó de «realista» el acuerdo por su «coherencia con la realidad social y económica» y porque recoge «una visión de futuro de lo que pensamos debe ser esta región». Además, apuntó que el pacto actúa como un «denominador común de todos los planes, los que están ya en ejecución y los próximos a iniciarse».Por su parte, Jiménez destacó la necesidad de este pacto para intentar contribuir a la recuperación del mercado de trabajo que, según dijo, está «debilitado» y atajar el «drama» de los desempleados murcianos.Por último, el secretario general de CCOO indicó que aunque el pacto «no genera empleo por sí mismo», sí «contribuye a reactivar la economía y a generar empleo». Bueno destacó la «confianza, ilusión y esfuerzo» que este proyecto genera en un momento de incertidumbre como el actual.

Críticas a la reforma laboralLa reforma laboral sacada en solitario por el Gobierno central a base del «decretazo», una herramienta a la que últimamente recurre, recibió las críticas de los firmantes de esta iniciativa. Llama la atención que los mismos agentes hayan conseguido ese consenso en la Región de Murcia y que a nivel nacional sea ‘misión imposible'. Jiménez advirtió que la reforma laboral es «tremendamente perjudicial» porque lleva el derecho del trabajador a la desregulación y profundiza en individualizar las condiciones del trabajo, restando capacidad representativa a las organizaciones sindicales.Bueno aseguró que la reforma «flexibiliza el acceso empeorando las condiciones con la generalización del contrato indefinido o la ampliación del contrato de formación y perjudica la permanencia en el puesto de trabajo dándole más capacidad a las empresas de modificar las condiciones de trabajo».El secretario general de CCOO se preguntó que si se abarata el despido cómo pagará el Estado los ocho días por año que le corresponden al trabajador en el despido improcedente si no aumentan las cotizaciones. «La filosofía de que abaratar y flexibilizar el despido es una fuente generadora de empleo es una contradicción que me llevo a la cama todas las noches y cuando me levanto he sido capaz de resolverla», reconoció Bueno.Del Toro, por su parte, afirmó que la reforma «no gusta a nadie» y explicó que los empresarios opinan que no es la fórmula «adecuada para conseguir la reforma profunda que necesita la economía española para mejorar la productividad, crear empleo y generar confianza». Entre otros aspectos, indicó que la reforma no facilita la reconversión de los contratos temporales en los de fomento del empleo y tampoco supone una disminución real del coste del despido.

Medidas para fomentar el empleo- Se incentivará a las pymes que contraten de forma indefinida a mujeres, menores de 30 años y mayores de 45.- El Servicio de Empleo y Formación (SEF) se refuerza como coordinador de la orientación laboral y formación para reubicar a los parados.- Los trabajadores autónomos se beneficiarán de líneas de financiación para aumentar la liquidez.- Se concederán subvenciones a quien desarrolle actividades económicas por cuenta propia.- La concesión de becas-salario para desempleados menores de 26 años que realicen algún curso de formación para el empleo.- Conciliación de la vida laboral y familiar. Los padres trabajadores recibirán ayudas para contratar a alguien que cuide de sus hijos.- También se establecen los recursos necesarios para detectar las oportunidades de empleo en el mercado laboral.