Ciclismo

Valverde como siempre

No ha pasado el tiempo. Valverde ha vivido su año y medio de sanción con la misma dedicación que cuando corría. Y el premio son victorias como la de ayer. A su estilo, en una llegada en alto impuso su velocidad.

«La subida era corta y, sobre todo, había muchos rivales importantes con ventaja. Pero me he encontrado fenomenal y, a falta de 400 metros, no me lo he pensado y he arrancado con todo en unas rampas muy duras», explica el ciclista de Movistar.

Lo cuenta Alejandro y parece una casualidad, pero sus compañeros habían trabajado para esa victoria en el Santuario Araceli de Lucena. El final era apropiado para Valverde y el Movistar, con la ayuda del Rabobank, había trabajado para dejar en nada los esfuerzos de los primeros valientes. De ciclistas como Rosendo, del Andalucía, uno de esos aventureros eternos que sólo entienden el ciclismo en solitario con muchoskilómetros por delante del pelotón. Rosendo fue engullido, como le ocurrió después al francés Buffaz, que resistió más, pero no pudo con la fuerza de Javi Moreno, el compañero de Valverde, y de los ciclistas de Rabobank.

Quedaban cinco kilómetros cuando se acabó el viaje de Buffaz. Comenzaba entonces la carrera de Valverde. «No pensábamos en el liderato», afirma. Pero las rampas finales, que alcanzaban hasta un 18 % de desnivel, estaban de su parte. Arrancó y ya no miró atrás hasta que levantó los brazos por delante de Menchov, Taaramae y Frank Schleck. Valverde es ahora el líder de la carrera con tres segundos de ventaja sobre el estonio Taaramae. Una posición que agradece a sus compañeros: «Han apostado por mí desde el inicio y al final se lo he podido agradecer con la victoria. La verdad es que no habíamos planteado el día con el objetivo de ponernos líderes».

A Valverde le quedan dos etapas por delante para defender su primera posición. «Va a ser difícil», advierte, «pero ya hemos conseguido el objetivo de un triunfo». Un triunfo que echaba de menos en España porque ya había logrado una victoria de etapa esta temporada en el Tour Down Under. «En Mallorca [en la Challenge] me quedé con las ganas de un triunfo y aquí me he podido desquitar», asegura. Por eso, «todo lo que venga ahora será de más», asegura.