ANÁLISIS: Un esfuerzo militar y político por Paraag Shukla

La Razón
La RazónLa Razón

Paraag Shukla, investigador jefe del Instituto de Guerra en Washington, experto en Afganistán

- ¿Cuál es su valoración de estos once años de guerra en Afganistán?
- Bajo los Talibán era un país roto y temible. Su situación es fundamentalmente diferente a cómo era en 2001. Estados Unidos y las fuerzas de la coalición han hecho un progreso importante, sobre todo tras la oleada de tropas en las zonas del sur del país a principios de 2010. Los Talibán han perdido gran parte de sus principales santuarios en esas zonas y se han reducido sus capacidades.

Ha habido también notables esfuerzos en establecer los programas de seguridad local en zonas clave. Aunque el sur ha sido tradicionalmente un santuario insurgente, Estados Unidos y las fuerzas de la coalición han sido capaces de tomar la iniciativa de los insurgentes y empezar a abordar las necesidades de la población local. Se ha hecho a los insurgentes salir de las zonas del sur y han sido incapaces de conducir campañas coordinadas en el este de Afganistán.

Mientras el gobierno de Afganistán tiene por delante significativos desafíos, la comunidad internacional ha estado trabajando con el presidente Karzai para mantener nuestros planes de traspaso de responsabilidades de ciertas regiones a Afganistán a medida que nos aproximamos a 2014.

Los afganos van a asumir cada vez más responsabilidades, y la coalición seguirá con su apoyo durante los próximos años.

- ¿Qué piensa sobre las negociaciones de paz con los Talibán?
Las negociaciones de paz con los Talibán son un elemento importante del camino hacia adelante en Afganistán.

Sin embargo, son sólo una parte de un proceso mayor. Si parte de los Talibán tienen la intención genuina de discutir las condiciones con el gobierno afgano y la comunidad internacional, entonces se debería explorar esa posibilidad. Sin embargo, es vital mantener expectativas modestas a la vez que llevar a cabo un esfuerzo militar y político para ayudar al gobierno afgano a estar en una buena posición de cara a las negociaciones.


- ¿Cree que el pueblo de Afganistán puede aspirar a tener un buen futuro?
La población ha sufrido de forma terrible desde los Talibán en los años 90. Sus vidas han cambiado a mejor. Pero, todavía hay muchos problemas. Debemos seguir con la ayuda al gobierno afgano para que pueda proporcionar servicios mejores a su pueblo.
Seguimos instando a respetar la ley descrita en la Constitución de Afganistán y mejorar los derechos de las mujeres y las minorías. El embajador de Estados Unidos en Afganistán Ryan Crocker dijo que en 2002, menos de un millón de niños iba a la escuela, entre los que no había ninguna niña. Diez años después hay 8,4 millones escolarizados y el 40 por ciento son niñas. La esperanza de vida también ha aumentado de 44 a 62 años. Los actuales esfuerzos internacionales de ayudar al gobierno europeo se sustentan en estos dos pilares.


- ¿Cree que el presidente Barack Obama podrá declarar: "Misión cumplida"?
No. Aunque hay un progreso importante, la guerra todavía no ha terminado. El objetivo del traspaso de la responsabilidad de la seguridad al completo a finales de 2014 sólo sera posible si Estados Unidos y las fuerzas de la coalición –con los afganos- se mantienen a la ofensiva contra el enemigo, reducen la amenaza y aumentan la capacidad de la ANSF (Fuerzas de Seguridad Afganas).
(El grupo de insurgents de) la red Haqqani, con el apoyo de elementos de los servicio de seguridad paquistaníes, ha aumentado su alcance territorial e influencia más allá de los puntos tradicionales en el este de Afganistán y ha lanzado repetitivos ataques en Kabul. Las fuerzas de la coalición continúan con su trabajo con la ANSF contra Haqqani para reducir su influencia y sus capacidades. En marzo de 2012, el general General John Allen testificó que solo después de la temporada de lucha de 2012 los comandantes sobre el terreno evaluarán si las fuerzas actuales (68.000 estadounidenses y 40.000 internacionales) son las adecuadas para llevar a cabo la operación de 2013.