Amnistía general en Túnez para los presos políticos

La amnistía general para los presos políticos ha entrado en vigor hoy en Túnez, tras la firma por parte del presidente tunecino interino, Fuad Mebaza, del decreto ley correspondiente, anunció la agencia oficial TAP.

Según esta disposición, que fue decidida ayer viernes, todas las personas juzgadas o perseguidas por la Justicia antes del 14 de enero de 2011 podrán beneficiarse de esta amnistía.

El secretario de Estado ante el primer ministro, Ridha Belhadj, citado por la TAP, opinó que este decreto ley pone fin a "un período de abusos y violaciones, abre una era de reconciliación y prepara las condiciones objetivas"para este período transitorio y la organización de elecciones "en las mejores condiciones posibles".

Explicó que los delitos contemplados en esta amnistía conciernen a la seguridad interior del Estado que fueron sometidos a la justicia en virtud de la ley sobre terrorismo, el código de prensa y las leyes relativas a las manifestaciones, así como al código de comunicaciones, diversos artículos del Código Penal y otras normativas, en especial el Código de Enjuiciamiento Militar.

Esta decisión prevé, además, que toda persona perseguida en el marco de delitos de derecho común, por sus actividades políticas o sindicales, pueda beneficiarse de esta amnistía, agregó.
Belhadj señaló que el decreto ley instituye les mecanismos de reintegración al trabajo y el principio de reparación a las personas concernidas.

Presos en cárceles
La semana pasada la Asamblea Nacional (Congreso) y la Cámara de Consejeros (Senado) aprobaron conceder plenas facultades al presidente del país para gobernar por decreto, eludiendo con ello la necesidad de aprobar las leyes en el Parlamento, procedente del antiguo régimen.

Por ello, una vez que el Gobierno dio su visto bueno a la amnistía general sólo se precisaba un decreto ley presidencial para aprobarla definitivamente. El primer Gobierno de transición tunecino, con varios ministros del antiguo régimen en los puestos clave, ya adoptó un proyecto de ley de amnistía general pocos días después de la huida del país de Zine el Abidine Ben Alí, el 14 de enero.

Sin embargo, el proyecto no se aprobó ni se desarrolló oficialmente y muchos tunecinos denunciaron en las últimas semanas que centenares de presos políticos continuaban en las cárceles.

El pasado miércoles, cientos de personas se manifestaron ante el Ministerio de Justicia en demanda de la puesta en libertad de sus familiares presos, pese a que las autoridades del país aseguraron que se había liberado ya a cerca de 3.000 reclusos.

Durante los 23 años de mandato de Ben Alí, miles de opositores políticos fueron encarcelados, especialmente los pertenecientes a movimientos o partidos islamistas, contra quienes se desencadenó una feroz represión durante la década de los noventa.