La nueva bandera de los partidos separatistas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

BARCELONA- Defensores de la independencia de Cataluña se han apropiado del descontento y la disconformidad de un pueblo ante un desequilibrio territorial en el cobro de peajes para convertirlo en un lema político y argumento para la segregación. Éste es el caso, por ejemplo, de Solidaritat Catalana, partido promotor de la campaña «No vull pagar». Ayer se sumaron los tres diputados de ERC-Rcat-Catalunya Sí en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, Alfred Bosch y Teresa Jordà, al negarse a pagar el de Mollet del Vallès (Barcelona). Los diputados llegaron ayer al mediodía con sus vehículos por la carretera C-33 en dirección Girona y se negaron a pagar el peaje, ante lo que los trabajadores de Abertis, empresa que explota la vía, tomaron los datos de los coches y les dejaron pasar. «Los catalanes hemos perdido la inocencia, ya no nos engañan y ya no nos da miedo saltar barreras», dijo Bosch tras superar el peaje sin haberlo abonado.
Solidaritat Catalana está promoviendo un nuevo acto reivindicativo y con claros tintes políticos para el próximo 1 de mayo, coincidiendo con la vuelta del puente, para no pagar en una quincena de peajes tanto de Cataluña como de Valencia, fecha para la cual Abertis ya está planificando con el Servei Català de Trànsit las medidas a tomar para evitar las posibles alteraciones del tráfico normal en estas vías.