Manolo Royo: «No toco la religión la política ni el fútbol» por Amilibia

Profesión: humorista.Nació: en 1951, en Caspe (Zaragoza).Por qué está aquí: presenta su espectáculo «Destornillante» en el teatro Arenal (Madrid).

Manolo Royo: «No toco la religión, la política ni el fútbol»; por Amilibia
Manolo Royo: «No toco la religión, la política ni el fútbol»; por Amilibia

–¿Por qué su «show» se llama «Destornillante» y no «Desternillante»?
–Porque voy en busca del tornillo perdido. Soy el Indiana Jones de los tornillos perdidos.
–¿Y el tornillo lo ha perdido el Gobierno, la oposición, la Merkel...?
–Todos ellos. Y lo malo es que no les interesa buscarlo.
–¿Cree que Artur Mas ha perdido un tornillo?
–Sí, y un montón de amigos.
–¿Adónde van los tornillos que perdemos todos?
–Parece que los recogen los radicales para tirarlos en las manifestaciones.
–¿A quién le gustaría apretarle los tornillos?
–A todos los que no pasan la ITV: los dirigentes de la UE, los de las cajas de ahorros que han quebrado, los diputados que se duermen...
–Tengo la impresión de que se cuentan menos chistes. ¿Por la crisis?
–Quizá. O porque no hay nada nuevo bajo el sol. Circulan muchos por internet, pero son los de Lepe reciclados, los de siempre.
–Desde el principio advierte: «Este espectáculo tiene duración suficiente como para poder matar de risa».
–Aviso como las cajetillas de tabaco. El otro día, a una señora le dio un ataque de risa fortísimo. No corren ese riesgo los que no saben español.
–¿Qué le hace gracia de la crisis?
–Nada, pero la risa es la mejor terapia contra ella.
–¿El mejor chiste sobre la situación actual?
–No cuento chistes. Cuento historias insólitas, cotidianas, con humor.
–Se anuncia en su web como «el cómico de todos». ¿Ser de todos es como no ser de nadie?
–Es ser como el Rey, que lo es de todos los españoles. Para ser de todos y no irritar a nadie, en el «show» no toco la religión, la política ni el fútbol.
–Su frase repetida en la televisión fue: «Aquí no pasa nada». ¿Tiene vigencia?
–Sí, hoy más que nunca. No pasa nada porque parece que nadie toma medidas, sólo los sastres.
–¿Lo de la «intervención militar española» en Cataluña le inspira algo?
–Sí, que es una parida buscando titulares.
–Ay, qué guerra inventaría Gila...