Elecciones con aires de cambio

El 22 de mayo habrá reequilibrio de poderes en Cataluña, así lo indican las encuestas. La campaña ha empezado.

041CAT06FOT1
041CAT06FOT1

BARCELONA-Hace casi cuatro años, el 28 de mayo de 2007, Cataluña se despertó más socialista que nunca. Era el día después de las elecciones municipales y el PSC, que ya controlaba la Generalitat, desayunó con la satisfacción de saber que iba a gobernar, además, en las cuatro capitales catalanas. Así se consolidó el vasto imperio socialista. Hoy, casi todos esos dominios se ven amenazados por el auge del centro-derecha y, dentro de dos semanas, cuando los electores renueven sus ayuntamientos, el PSC bien podría desayunar contemplando los restos de su imperio caído con el consuelo de L'Hospitalet.
Las elecciones autonómicas del 28 de noviembre sellaron el declive de la izquierda. Los catalanes sepultaron al tripartito, CiU salió vencedora y el PP consiguió el mejor resultado de su historia, recuperando su condición de tercera fuerza. Según las previsiones dadas a conocer ayer por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el esquema se reproducirá en la ciudad de Barcelona el 22 de mayo, fecha de las municipales. El CIS augura que el Ayuntamiento de la Ciudad Condal abrirá sus puertas al cambio y que, por tanto, Xavier Trias –con 16 concejales frente a los 12 de PSC, según la encuesta– y Alberto Fernández –5 concejales según el CIS, aunque su líder apeló ayer al «voto oculto»– conseguirán lo que no han conseguido ninguno de sus antecesores.
Barcelona es, sin lugar a dudas, la madre de todas las batallas que se librarán a lo largo de las próximas dos semanas en 946 municipios catalanes. Ninguna localidad se aproxima en peso, tamaño, poder, riqueza y simbolismo, aunque hay otras contiendas de importancia. Entre las capitales, no sólo existen expectativas de alternancia en Barcelona, sino también en Girona –ambas controladas por el PSC durante 32 años– e incluso en Tarragona. El PSC, en cambio, no ve peligrar Lleida y su alcalde, Àngel Ros, puede ser uno de los grandes ganadores de estas elecciones, especialmente en clave interna de partido. No se puede olvidar que los socialistas buscan nuevos líderes después del anuncio de retirada de José Montilla.
CiU busca una segunda vuelta de las autonómicas para convertirse en el partido hegemónico de Cataluña. Los nacionalistas quieren ser todopoderosos, gobernar sin contrapoderes e imponer su «cambio en positivo». Su sueño es acumular un poder que jamás han reunido.

Las aspiraciones del PP
La campaña también suscita grandes esperanzas en el seno del PP. Inmersos en una espiral alcista, los populares quieren romper su techo electoral en Barcelona y su área metropolitana para incorporarse a gobiernos municipales como el de la capital catalana y el de Badalona. No habría mejor noticia para Mariano Rajoy que la de un PP afianzado como tercera fuerza en Cataluña. Sería su mejor augurio en su carrera hacia La Moncloa. Rajoy, a diferencia de Rodríguez Zapatero, será uno de los protagonistas de esta campaña en Cataluña.
Serán dos semanas marcadas por una crisis económica que los socialistas se han demostrado incapaces de remediar. No hay oferta electoral que no ponga el acento en la salida a una recesión que en Cataluña se ha cobrado 727.000 parados. Pero hay otros asuntos. La gestión de la inmigración, la viabilidad del sistema de bienestar y la lucha contra la delincuencia serán centrales en unas elecciones que tienen, entre otros retos, superar el 53% de participación.


5 correlaciones de fuerzas
1/CiU
Los nacionalistas tienen ahora un total de 429 alcaldías de las 947 de Cataluña. CiU aspira a elevar su poder municipal y, en especial, a conquistar por primera vez la alcaldía de Barcelona.
2/ PSC
Los socialistas se juegan casi su supervivencia. Centrarán sus esfuerzos en Barcelona, no sólo en el Ayuntamiento, sino también en mantener el dominio de la Diputación barcelonesa.
3/ PP
Los populares quieren confirmar su reciente salto en las autonómicas. Quieren consolidarse como tercera fuerza y ganar posiciones de gobierno en Barcelona y su área metropolitana.
4/ ERC
Los republicanos, incapaces de escurrirse de su largo ciclo bajista, quieren resistir. Dominan 168 ayuntamientos, dan por hecho que perderán bastantes e intentarán evitar la sangría.
5/ ICV
Su batalla se juega casi en exclusiva en el entorno metropolitano de Barcelona. Sueñan con volver al poder en Cerdanyola y Sant Feliu. Esperan aguantar el golpe con dignidad.