Gazprom reanuda los suministros de gas a Bielorrusia

Gazprom reanudó hoy los suministros de gas a Bielorrusia, cuyo Gobierno, tras haber pagado su deuda, pasó a la contraofensiva y reclamó a la compañía rusa que salde la totalidad de la suya por el tránsito de carburante a Europa.

El jefe de Gazprom, Alexéi Miller, informó al presidente ruso, Dmitri Medvédev, quien se encuentra de visita en Estados Unidos, de que la compañía reanudaba el flujo de gas, reducido en un 60 por ciento, ya que Minsk había cancelado sus deudas."Miller indicó que Bielorrusia pagó todos los suministros acorde al contrato y que Gazprom decidió reanudar las entregas en pleno volumen", dijo la portavoz del Kremlin, Natalia Timakova, según informaron las agencias rusas desde Washington.El viceprimer ministro bielorruso, Vladímir Semashko, declaró el miércoles por la noche que Minsk había transferido a Moscú 187 millones de dólares en concepto de deuda y, a su vez, planteó un ultimátum a Gazprom para que pagara la suya.Bielorrusia tiene "todo el derecho de exigir a Gazprom el pago de los 260 millones de dólares que adeuda por concepto de tránsito antes de las 10.00 horas (07.00 GMT) del 24 de junio", indicó."Si esto no ocurre, nos veremos obligados a cerrar el tránsito", advirtió Semashko, quien precisó que Gazprom no ha pagado "ni un centavo"desde noviembre del año pasado.La disputa ruso-bielorrusa afectó la víspera los suministros de gas ruso a Lituania vía Bielorrusia, que sufrieron una reducción del 40 por ciento, algo que el comisario europeo de Energía, Günter Oettinger, calificó de "un ataque contra toda la Unión Europea".Según Miller, Bielorrusia extrajo de los gasoductos de tránsito una cantidad de carburante correspondiente al 20 por ciento de la totalidad de exportaciones por su territorio.Hoy, cuando Moscú ya había dado por zanjada la crisis, Minsk denunció que Gazprom le ha pagado menos de lo que debe y mantuvo su amenaza de reducir el flujo de gas a Europa.El viceministro de Energía bielorruso, Eduard Tovpenets, indicó que Gazprom pagó sólo 228 millones de dólares, lo que corresponde al 87 por ciento de la suma total que la compañía debía a Minsk.Semashko anunció a su vez que Bielorrusia limitaría el tránsito "proporcionalmente al resto de la deuda", o sea en un 13 por ciento, si Gazprom no pagaba lo que aún debe hasta las 10.00 GMT, según la agencia bielorrusa Belta.Pasada esa hora, Minsk no emprendió ningún recorte, mientras ambas capitales prosiguieron su cruce de acusaciones.Semashko señaló que Gazprom pagó su deuda acorde a una tarifa de 1,45 dólares por el bombeo de cada mil millones de metros cúbicos de gas a cien kilómetros de distancia, cuando los contratos establecen una tarifa de 1,74 dólares en 2009 y de 1,88 dólares este año, lo que da una suma total de 260 millones.Desde Moscú, el portavoz de Gazprom, Serguéi Kupriánov, replicó que su compañía pagó según la "tarifa básica fijada por el contrato"porque para la aplicación de las tarifas superiores reclamadas se requiere una serie de condiciones que Minsk incumple.Para aplicar una tarifa más alta, Minsk debía aceptar un aumento del precio mayorista del gas ruso que vende en su mercado de 10,47 dólares por cada mil metros cúbicos en 2009 y de 11,08 dólares en el presente año, algo que no hizo, explicó Kupriánov a la agencia Interfax.Agregó que el hecho de que Minsk calcula las deudas acorde a la tarifa superior de 1,88 dólares explica también el que Bielorrusia ayer pagara por el gas consumido 187 millones de dólares, en vez de los 190 que reclamaba Gazprom."Hemos enviado a Bielorrusia un paquete de documentos que deberán suscribir si quieren legitimar sus reclamaciones de una tarifa más alta", indicó el portavoz.Por el territorio de Bielorrusia pasa cerca del 20 por ciento del gas que Rusia exporta a Europa, donde debido a la crisis y por estar en verano la mayoría de los países han reducido considerablemente el consumo.El primer ministro ruso, Vladímir Putin, había advertido de que Gazprom tiene capacidades técnicas para utilizar rutas alternativas a la bielorrusa, en particular a través de Ucrania, por la que pasa casi el 80 por ciento del gas que Rusia exporta a Europa.