Revilla: a ver quién me vuelve a pisar el puro

Después de que el asunto estuviera a punto de causar un conflicto parlamentario, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha vuelto a depositar esta tarde en una de las ventanas del Parlamento el puro que suele fumar antes de los plenos, dispuesto a no renunciar a un hábito para el que incluso ha solicitado la protección del jurista romano Ulpiano citando una de sus célebres sentencias: "Las costumbres son un tácito acuerdo del pueblo arraigado tras una larga práctica".

Miguel Ángel Revilla repite ese gesto cada lunes, confiado en que podrá seguir fumándose el habano a la salida del pleno, pero en las últimas semanas su cigarro ha aparecido en el suelo, pisoteado, en un asunto que a punto ha estado de traspasar la puerta del Legislativo y de colarse en los debates del hemiciclo.

De hecho, el PRC había presentado una pregunta dirigida al propio Revilla que acabó retirando cuando el líder del PP, Ignacio Diego, reconoció que había sido él quien le apagó el puro al presidente el lunes pasado, porque el hecho de que lo dejara en ese sitio le pareció "una guarrada"y una "falta de respeto"al Parlamento.

Esta tarde, Revilla ha llegado a la sede del Legislativo solo y conduciendo él mismo su coche minutos antes de las cinco de la tarde, que es la hora en la que comienzan cada lunes las sesiones del pleno del Parlamento cántabro.

Tras aparcar en el recinto de la Cámara, el presidente cántabro ha aparecido ante los periodistas y reporteros gráficos que lo esperaban hablando por su teléfono móvil, que ha colgado antes de depositar el puro en la repisa de la ventana, como habitualmente hace cada lunes.

A continuación Revilla, ha avanzado hacia la puerta del Parlamento y allí se ha dirigido a la diputada del grupo regionalista Alodia Blanco para decirle: "Las costumbres son costumbres".

Y por si no quedaba suficientemente solemne, el presidente ha citado, en latín, la frase de Domicio Ulpiano: "Mores sunt tacitus consensus populi longa consuetudine inveteratus", que se puede traducir como "Las costumbres son un tácito acuerdo del pueblo arraigado tras una larga práctica".

Además de esta parlamentaria, también estaban allí el consejero cántabro de Cultura y vicesecretario regionalista, Javier López Marcano, y varias personas que trabajan en el grupo del PRC en el Parlamento.

Mientras, el presidente del PP, Ignacio Diego, permanecía en el interior de la sede del Legislativo, ya que es habitual que se reúna con los miembros del grupo popular antes de cada pleno. Revilla y Diego no han hablado entre ellos al entrar en el Hemiciclo del Parlamento, y cada uno de ellos ha ocupado su escaño.