Victorias de mérito

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La segunda vuelta ha traído frescura a la Liga. Ha habido cambios de entrenadores y eso supone nuevos puntos de vista, nuevos movimientos, nuevos roles y el cambio de hábitos en equipos como Unicaja, Meridiano o Fuenlabrada. La transformación de los alicantinos es sorprendente. De no tener un rumbo definido han pasado a ser un equipo sólido, capaz de arrollar (88-68) a uno de los pesos pesados de la ACB, el Caja Laboral. Tipos anónimos como Doellman y Hasbrouk tuvieron su jornada de gloria.
En Málaga siguen pensando qué ha cambiado en cuatro días para que el equipo que no encontraba el aro y que era endeble en defensa, se haya transformado y regale una exhibición ofensiva con 105 puntos. Aquí, la mano de Chus Mateo, su nuevo entrenador, ha tenido mucho que ver.
Lo del Fuenlabrada es para estudiarlo. ¿Como es posible que tras traspasar a su mejor jugador, en una operación que les permite respirar económicamente, sean capaces de volver a estar al máximo nivel en pocos días y arrancar una victoria importantísima en la cancha del Lagun Aro? Su secreto es recurrir a jóvenes jugadores a los que no les dan la oportunidad en otros equipos. Pero no debe ser tan sencillo cuando muy pocos consiguen sacar partido de esta apuesta. Es el camino de la estabilidad para los que no están sobrados de dinero. Ferrán López, su director deportivo, es una de las piezas claves del «Fuenla».