A dos puntos del Barça para soñar (2-0)

«Mou» pensó en la «Champions» y rotó. Munúa evitó una nueva goleada del Madrid al Levante (2-0)

El Real Madrid se acuesta a dos puntos del Barça
El Real Madrid se acuesta a dos puntos del Barça

Nueve años sin perder un partido en su feudo cumplió ayer José Mourinho. El feliz aniversario era predecible, rendía tributo el Levante, el del 8-0 en Copa. El resultado aún escuece, un baldón así lo refresca la historia cada vez que la estadística llama a la puerta. Y no fue un accidente, aunque en la primera vuelta hubo empate a cero y en el encuentro de retorno copero el equipo de Luis García ganara 2-0, insuficiente. Como incapaz fue ayer (2-0) de amenazar el sueño liguero del Madrid en el Bernabéu.

Nueve años sin perder en casa, dos más de los que pasó Brad Pitt en el Tíbet. En más de un partido Mourinho temió la derrota, con el Oporto, el Chelsea, el Inter y también con el Madrid; en alguno no pasó del empate; pero de la mayoría salió victorioso y hoy que el Sporting es capaz de frenar al Valencia (0-0 ayer en Mestalla) y, sobre todo, al Barça, todo aquel encuentro que culmine con la suma de tres puntos es un éxito. Y dormir a dos del Barcelona, una ilusión, el sueño o, por lo menos, el hilo que conecta al madridismo con una parte importante de su vida, el título de Liga. Y el Levante no objetó ni a la vista de la alineación del contrario.

Mourinho rotó. Casillas, sancionado; Pepe, Alonso, Özil y Adebayor, descanso en la reserva, jugarán el martes contra el Olimpique en Lyon. Las ausencias de Alonso y Özil en beneficio de Lass y Kaká fueron las más notables. El donostiarra y el alemán imponen un ritmo más vivo, un juego más vertical, directísimo. El primer toque de Xabi y la profundidad de Özil no son virtudes que adornen ni a Lass ni a Kaká, éste aún en fase de acoplamiento. Detalles así lastran al equipo que, sin embargo, tardó seis minutos en marcar.

No hubo avisos ni una combinación múltiple; Di María cogió el balón, entró en el área, sentó a tres zagueros y su centro-chut con la derecha lo remató Benzema en el segundo palo. El 1-0, tan raudo, invitaba a pensar en una goleada de escándalo, otra... Pero el equipo se paró; no, dejó de comportarse como tal. Al Levante le bastaba con defender en masa para evitar disgustos a Munúa. Por otra parte, a Cristiano Ronaldo se le volvía a resistir el gol. Lo intentaba, con la cabeza, con la zurda, con la derecha, pero no encontraba el blanco ni el hueco. Di María, que tantas veces se parece a Messi cuando entra desde la derecha hacia el centro y encara a los defensas, volvía a ser el jugador más peligroso, aunque su disparo lo desvió magníficamente el meta.

Dice Mourinho que Cristiano Ronaldo juega todos los partidos y todos los minutos de todos los partidos porque no se cansa. De su condición atlética no se puede dudar. Si Ronaldo (Nazario da Lima) fue «El Fenómeno» y Ronaldinho... el fénix que se hizo una pedicura en el sambódromo y en el exceso se cortó las alas, Cristiano es «Superronaldo». En sus botas, no obstante, nació el 2-0, que se resistía porque el fútbol del Madrid dejó de fluir. Sacó una falta y Carvalho, libre de marcaje, como en el primero Benzema, remató. Era el minuto 41; sólo uno después, Nano agarró de la cintura a «CR», frenado en seco al iniciar el salto, le hizo penalti y la jugada continuó. Tendría que haber sido el 3-0. Del Levante, nada de nada; en esta primera mitad, dio vacaciones al sustituto de Casillas, Adán.

Jugaba el Madrid con ocho hombres en campo del Levante. Marcelo y Sergio Ramos eran dos delanteros más. El sevillano recuperó la titularidad que le arrebató Arbeloa. Sergio no es Pedro León, el condenado de «Mou», pero recibió a un entrenador que pedía a Maicon para el lateral derecho. Más tarde hizo caso omiso de sus instrucciones y tiró un penalti, que fue gol. Por alguna razón no es de los favoritos de Mourinho; pero defiende y ataca, arriesga y cumple, como cumplió Adán, aunque lo de éste fue más fácil: el primer envío del Levante le llegó en el minuto 66.

Muy poco después de que apareciera Adán en el partido más plácido que habrá jugado en su vida, Benzema se quedó pasmado. Pensó que estaba en fuera de juego y no arrancó. Esa sangre de horchata, que no falta de voluntad ni de trabajo, es lo que le critica su entrenador. Tal vez por eso le cambió a cinco minutos del final, y no le relevó Adebayor, que entró por Di María en el 76, sino Gago. ¿Para defender el 2-0? Cosas de «Mou», o mensajes. Porque explicaciones son las que ofrece sobre Ronaldo, el incansable, y a quien Munúa dio la noche.


Mourinho: «No mi quita el sueño el Lyon; mi sueño es sagrado»
Mourinho es como es, no disimula, y al preguntarle, tras el partido con el Levante, si vería al Barcelona, confesó: «No puedo confirmar si lo veré. A lo mejor, como el lunes viajamos, prefiero cenar con mi familia fuera. Si lo veo no es con emoción especial, porque es un partido más. Hoy estamos a dos puntos, pero no interesa porque a lo mejor mañana volvemos a cinco. Lo importante es que ganamos nuestro partido». Evitó dar alguna pista sobre el once de Lyon. «Hemos alineado un equipo que pensamos que era suficiente para ganar respetando al adversario porque sabíamos que defensivamente era muy fuerte. Había perdido por ocho goles aquí y fuera de casa juega con cinco hombres muy cerrados. Hacía falta un equipo con creatividad y dinámica en los cuatro de arriba. Pero no me quita el sueño ni el Lyon ni nadie, mi sueño es sagrado. Después de los partidos no duermo muy bien, pero nada me quita el sueño. Desde el momento que nos tocó el Olympique le estudiamos. Está siendo importante la información de Zidane, que le conoce bien. Es una eliminatoria con barrera doble, la de que el Real Madrid no pasa a cuartos desde hace muchos años y que no gana al Lyon. Hay que traspasarla».


Benzema vuelve a marcar contra su rival preferido esta temporada
Karim Benzema volvía a ser titular contra el Levante. El mismo equipo al que le había marcado tres goles en el 8-0 de la eliminatoria de Copa del Rey. Eran sus mejores momentos como madridista, esos tres goles y los tres que le había marcado al Auxerre en la Copa de Europa. Después volvió a apagarse con la polémica sobre gatos y perros que provocó Mourinho en conferencia de prensa. Más tarde llegó Adebayor y pareció que sus días como titular habían acabado. Ayer volvió a salir desde el comienzo y marcó un gol, el primero del encuentro. Sólo necesitó seis minutos para hacerlo. Y no fue su única oportunidad. La mejor fue un remate de volea a la salida de un córner que despejó Munúa. Benzema no es uno de los imprescindibles para Mourinho, pero a pesar de todo agradece al técnico portugués lo que ha hecho por él. Se siente ahora mejor futbolista que en el comienzo de la temporada. Aunque su papel sea jugar cuando hay que dar descanso a los titulares antes del encuentro de la Liga de Campeones. Y es que ayer era la hora de los secundarios. Pepe no estaba convocado, jugó Albiol; Kaká comenzó el partido por Özil y Lass Diarra dio descanso a Xabi Alonso. Pero el aplauso del público fue para Karim.



Real Madrid
Entrenador: J. Mourinho HH
Cambios: Özil H por Kaká (min 76); Adebayor H por Di María (min 76) y Gago s. c. por Benzema (min 85).
Levante
Entrenador: L. García H
Cambios: Jefferson Montero por Xisco Muñoz H (min 61); Stuani H por Caicedo (min 73) y Lois s.c. por X. Torres (min 79).
Árbitro: Teixeira Vitienes J. A. (colegio cántabro). Amonestó con cartulina amarilla a Ballesteros, Caicedo, Lass y Sergio Ramos.Goles: 1-0 (min 6): Benzema. 2-0 (min 41): Carvalho.incidencias: 60.000 espectadores en el Santiago Bernabéu.