Zarzuela informó de la cancelación con una carta a Buckingham Palace

MADRID- Buckingham Palace ha optado por no hacer valoraciones respecto a la cancelación del viaje de la Reina a Inglaterra con todas sus consecuencias. Tampoco a la Casa Real española. Fuentes de Zarzuela informaron a este periódico de que, «inmediatamente después» de que se decidiera la suspensión de la visita de Doña Sofía a Reino Unido por el 60 aniversario del reinado de Isabel II, el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, envió una carta a su homólogo inglés informándole de la cancelación del viaje. «A lo sumo se recibió como respuesta un acuse de recibo», aseguran. Dicha postura responde a que, dadas las circunstancias, es preferible no hacer valoración alguna para no para no caer en «malentendidos diplomáticos».

La misma relación de siempre
La intención es que se esclarezca que la interrupción de la visita a tan sólo 48 horas de celebrarse es debido a una decisión puramente gubernamental, y que ambas casas reales siguen manteniendo la misma de siempre. Desde Zarzuela prefirieron no aclarar si Doña Sofía había puesto en contacto con la monarca británica a título personal.

Tras las conversaciones mantenidas entre el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, el pasado martes –en las que se tomó la medida suscitada por el conflicto pesquero entre Gibraltar y España y la visita de los condes de Wessex al Peñón en las bodas de diamantes de la monarca británica–, la Casa Real recibió un día después un mensaje del Gobierno indicando que «ha considerado poco adecuado que, en las circunstancias actuales, Doña Sofía asista al jubileo de la reina Isabel». Tras esa indicación, Doña Sofía canceló su intención de asistir al almuerzo ofrecido por Isabel II y el duque de Edimburgo a en el castillo de Windsor a los Reyes de todo el mundo.

Por otro lado, las mismas fuentes no se explican por qué algunos medios de la prensa británica no han dudado en atacar a la Familia Real, priorizando la «tensión de la Casa Real», debido a los últimos acontecimientos, a las relaciones políticas entre los dos países.

«La cancelación del viaje de la Reina responde al conflicto entre los dos gobiernos», puntualizaron. «Situación que no va a generar ninguno entre las dos Casas Reales, porque es un asunto independiente a su relación».

En cualquier caso, lo cierto es que desde que comenzara el ri-firrafe diplomático con el anuncio del viaje del hijo menor de la última Windsor a Gibraltar y la posterior convocatoria del embajador británico en Madrid, Giles Paxman, el tono de indignación española ha bajado unos cuantos grados. Desde Brasil, García-Margallo apeló ayer a la «paciencia estratégica» en la crisis con el Peñón, y en concreto en el conflicto que enfrenta a los pesqueros y al Gobierno gibraltareño.

Legalidad internacional
«Espero que vayamos al diálogo y a la negociación como hemos ido siempre», dijo el jefe de la diplomacia española en una rueda de prensa en Sao Paulo, informa Efe. Fuentes de Moncloa coincidieron en que la intención del Gobierno no es, en ningún, caso, llegar a «posiciones extremistas». Eso sí, añadieron, siempre velando porque se cumpla la «legalidad internacional» y se «respete» el derecho de los pescadores españoles a faenar en las aguas que rodean a la Roca. Unas aguas territoriales cuya soberanía reclama España, ya que no fueron cedidas por el Tratado de Utrecht en 1713.

El hecho de que los pescadores pudieran ayer ganarse la vida sin muchos sobresaltos se interpreta como una prueba de que las medidas de presión diplomática has surtido efecto y ya se puede aflojar un poco la tensión. De todas formas, en la jornada de ayer continuaron las largas colas en la Verja en aplicación de la normativa Schengen que incluye a España y no a Gran Bretaña. Además, las patrulleras de la Guardia Civil volvieron a escoltar los barcos de pesca para evitar el acoso de la Policía gibraltareña. En el Gobierno se mostraban ayer optimistas sobre la firma de un acuerdo a corto plazo para que la paz vuelva a reinar en las aguas de la Bahía. Hasta la próxima.

 

1988: última visita de isabel II
La última vez que la reina Isabel II visitó España fue en 1988. Por aquel entonces, en un momento de excelentes relaciones entre ambos países, la monarca británica visitó a Don Juan Carlos y Doña Sofía y al presidente del Gobierno, Felipe González. Tres años antes había sido el Rey el que había viajado a Londres en visita oficial y fue recibido en Westminster con vivas.