Las imágenes no pintadas por la mano del hombre

Científicos de todo el mundo se reúnen en Italia para estudiarlas

El hombre de la Sábana Santa sigue interpelando todavía hoy a los científicos desde el lienzo

Son los «acheiropoietos», imágenes que, según la etimología griega del término, «no son hechas con las manos». En algunos casos, la ciencia todavía no ha conseguido explicar su origen. Algunos de los más famosos «acheiropoietos» son la Sábana Santa de Turín o la imagen de la Virgen de Guadalupe sobre la tilma del indio Juan Diego, aunque hay bastantes más. Todas ellas tienen una característica común: la falta de cualquier pigmento de color que delate que han sido pintadas por una mano humana. En el caso de la imagen de la Virgen de Guadalupe, aún admira a los científicos la distancia micrométrica que parece existir entre la imagen y el tejido, como si la imagen «flotara», o el hecho de que las pupilas de la Virgen –en las cuales se puede ver reflejada la «escena» del milagro, con todos los presentes –se contraigan si se iluminan fuertemente. En el caso de la Sábana Santa, aún no se ha logrado, entre otros muchos interrogantes, dar una explicación científica a la formación de esta imagen «no pintada» que, para más datos, es tridimensional.A la búsqueda de la verdadCon el fin de estudiarlas a fondo, del 4 al 6 de mayo se celebra en Frascati (Italia), el «International Workshop on the Scientific Approach to the Acheiropoietos Images» en la sede del Centro de Investigación del ENEA (Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo). Se trata de un encuentro de científicos y especialistas de todo el mundo en el que se analizarán tejidos, coloraciones y pigmentos, así como efectos de posibles radiaciones; se estudiarán las posibles ilusiones ópticas, se analizará la anatomía y se revisarán los aspectos forenses de cada imagen. Ponencias, debates y experimentos para intentar dar respuesta a todos los interrogantes que, en el siglo de la tecnología, siguen planteando estas maravillosas imágenes . Precisamente la ENEA, con un experimento no utilizado hasta ahora, parece haber dado con una explicación «energética» –a menudo hipotetizada pero nunca demostrada– del enigma de la formación de la imagen de la Sábana Santa. Lo cuenta Emmanuela Marinelli, química, matemática y una de las sindonólogas más reconocidas, en un libro publicado estos días en Italia,«La Síndone, testimonio de una presenza» («La Sábana Santa, testimonio de una presencia»). Cuenta Marinelli: «Algunas telas de lino han sido irradiadas con el tipo de láser llamado excimer, que emite una radiación ultravioleta de alta intensidad. Los resultados en la tela muestran interesantes analogías con la Sábana Santa y confirman –sostiene la autora– la posibilidad de que la imagen haya sido provocada por una radiación ultravioleta», sostiene. Energía liberada al resucitar«Un experimento análogo ha sido llevado a cabo por un médico estadounidense, el doctor August Accetta, que se ha inyectado una solución de fosfato de metileno que contenía un isótopo radiactivo que decae rápidamente, pero cuyas radiaciones pueden ser registradas. Estas producen imágenes muy similares a las que se observan sobre la Síndone y que podrían haber sido causadas por la energía liberada en el interior del cuerpo de Cristo en el momento de la Resurrección».