POR ELLOS

Después del sector servicios, el de la construcción ha sido el mas perjudicado por la crisis. Por un lado, el paro en el sector afecta actualmente a 929.441 personas. Por otro, el desempleo también ha disparado el impago de hipotecas. Según un informe de la Asociación de Afectados por Embargos y Subastas, 135.000 familias sufren en la actualidad un proceso de ejecución hipotecaria. El informe calcula que, en los próximos dos años, 100. 000 familias no podrán hacer frente a los pagos.Por su parte, los bancos afrontarán entre 2008 y 2015 pérdidas de 34.000 millones de euros.

Víctimas del sector inmobiliario
Alberto Carrasco (52) Arquitecto técnico
«Trabajaría de lo que sea»
Llevo tres años desempleado, se me ha acabado la prestación y me han denegado la ayuda de 400 euros. Mi mujer trabaja y tenemos dos hijos de 11 y 14 años. Mi situación nos ha obligado a ser más austeros. Psicológicamente es muy duro pasar de trabajar de ocho de la mañana a nueve de noche a no tener nada que hacer. Es muy complicado que las empresas contraten a una persona con mi perfil y tengo claro que no voy a estar en el paro mucho tiempo más. Busco trabajo a diario y he hecho varios cursos de formación, pero si no encuentro algo pronto me reciclaré y buscaré de lo que sea. No quiero caer en una depresión. Necesito trabajar y estoy dispuesto a ser mileurista.

VACACIONES EN FAMILIA
Alberto Carrasco, de 52 años, casado y con dos hijos, mantenía sus días ocupados hasta abril de 2009, cuando Sacyr Vallehermoso decidió prescindir de sus servicios debido al impacto de la crisis del ladrillo. El cambio de vida le ha obligado a ser más austero. En la imagen, durante unas vacaciones en el extranjero.

Fuga de Profesionales
Fco. José Campos (39) Médico de familia
«En Francia he vuelto a sentirme útil»
Estudié Medicina por vocación, pero la situación laboral de este país me obli-gó a irme a Toulouse. Los pacientes en España no respetan al médico de familia, te tratan como si supieran más que tú. La situación es denigrante y acabé hasta odiando mi trabajo. Por eso decidí dar el salto, y no me arre-piento. En Francia, el sistema sanitario es diferente y aprecian tu trabajo.

Parados de larga duración
Javier Pérez (35) Ex presidiario
«La reforma laboral tiene que hacerse ya»
Salí de la cárcel, donde estuve condenado por robos, hace 18 meses y después de 14 años. Dedico mis días a ir a la oficina de empleo a ver qué puedo conseguir. Me publicito en los parabrisas de los coches, por si las familias necesitan a alguien que cuide a personas mayores. Después de tanto tiempo fuera del mundo, incorporarme a él es desolador. Estamos pagando todos el «boom» de la construcción y la mala gestión del Gobierno. La reforma laboral tiene que hacerse ya.