Actualidad

La SGAE se aferra a «Villa Teddy»

Patrimonio tumbó la reforma de la SGAE para el Palacio del Infante Don Luis porque dañaba restos arqueológicos.

MADRID- El sueño de Teddy Bautista se acaba. El Ayuntamiento de Boadilla ya no quiere que su Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) restaure la joya de la corona del municipio, el Palacio del Infante Don Luis, construido por Ventura Rodríguez en 1765 y en estado ruinoso desde hace años.
Ayer, el Pleno del Consistorio, que dirige el popular Juan Siguero, rescindió el contrato que firmó con la SGAE en 2006, por el que el Ayuntamiento cedía gratuitamente por 75 años el Palacio a cambio de que la SGAE lo restaurara; un proyecto en el que Bautista iba a invertir 30 millones de euros para convertirlo en la gran sede de la sociedad.
Los problemas de Teddy llegaron por la catalogación como «Bien de Interés Cultural» del complejo histórico. Una etiqueta que obliga a que la Dirección General de Patrimonio Histórico revise cualquier acción sobre el Palacio. El proyecto de Bautista no pasó la prueba de Patrimonio, ya que los técnicos hallaron en diciembre de 2009 cuantiosos restos arqueológicos en el Palacio que la restauración de la SGAE no respetaba.
Según explicó ayer Juan Siguero a este periódico, «el contrato se ha rescindido porque se firmó para un proyecto muy concreto, que ahora ha resultado ser inviable». En los próximos días, el Ayuntamiento comunicará el acuerdo a la SGAE, tras lo que se abrirá un periodo de alegaciones, que durará unos veinte días. Un tiempo del que Bautista aprovechará cada minuto. Y es que al presidente de la Sociedad General de Autores y Editores el «carpetazo» de ayer del Ayuntamiento no le hará tirar la toalla. Teddy no renunciará tan fácilmente al sueño de tener su despacho en la que en su día fuera residencia de la condesa de Chinchón, esposa de Godoy.
Un proyecto alternativo
Por eso, anunció ayer que agotará todas las vías «para la legítima defensa de sus intereses». Primero intentará salvar el proyecto inicial, un objetivo difícil, puesto que el informe técnico de Patrimonio lo denegó rotundamente. Pero si las alegaciones no prosperan, Bautista adaptará la construcción de su Centro de Actividad Cultural Internacional a los requisitos de Patrimonio Histórico. Una remodelación que obligaría a la SGAE a rehacer prácticamente todo el proyecto. Pero el Ayuntamiento ya tiene en mente un futuro diferente para el Palacio. ¿Un museo, una fundación? Lo que es seguro es que se dedicará a la cultura y será público. El objetivo: encontrar un inversor.

Publicidad