Alonso ordena y Ferrari obedece

La crisis que arrastra Ferrari desde el batacazo de Abu Dhabi debido a un error estratégico sigue teniendo consecuencias en la escudería italiana. La cascada de bajas y altas en el departamento técnico y deportivo se sucede y ya empieza a notarse la influencia de Fernando Alonso en estos movimientos.

Alonso entregó ayer las becas Fórmula Santander
Alonso entregó ayer las becas Fórmula Santander

El bicampeón del mundo ha demostrado a los responsables de la «Scudería» que no necesita el mejor coche para lograr el título, pero necesita al menos que su monoplaza sea competitivo. Los primeros resultados del F150 en 2011 acabaron con Aldo Costa, discípulo del genio Rory Byrne, creador de los mejores F-1 de Ferrari de 1999 a 2004. Pat Fry, un ingeniero procedente de McLaren que ya trabajó con Alonso en la escudería británica, fue el primer gesto hacia el piloto asturiano. No es el único ex McLaren. John Illey, responsable de aerodinámica, y Nikolas Tombazis también pueden recalar en Ferrari.

Los siguientes cambios pueden afectar al ingeniero de pista de Alonso, Andrea Stella, y el jefe del equipo, Stefano Domenicalli. Las intenciones del dos veces campeón del mundo son convencer a algunos de los colaboradores más cercanos cuando ganó los títulos de 2005 y 2006 y de esa forma organizar un bloque de absoluta confianza para ampliar su palmarés. Fernando Alonso, que ayer entregó en Valencia 100 becas de movilidad internacional Fórmula Santander, es optimista y realista para el Gran Premio de Europa del domingo: «Pensar en la victoria aquí sería muy osado. El podio es más real. En las últimas dos carreras –Mónaco y Canadá– nuestro camino ha sido muy bueno y las características de Valencia son muy similares a los dos últimos circuitos, podemos estar cerca». Y luego lanzó un aviso: «Necesito el mejor coche y si lo tengo podré ganar el título».