Al tercer día el Photoshop los resucitó

«Papiel», que viene a significar «pasado a piel», es el término que se utiliza para la creación de montajes con aplicaciones como Photoshop. Esta técnica permite recomponer rostros de los cuales sólo teníamos fotos en blanco y negro… con resultados realmente impactantes.

Al tercer día, el Photoshop los resucitó
Al tercer día, el Photoshop los resucitó

El rostro del irreverente Rimbaud en plena adolescencia, o del enigmático Baudelaire. Poetas, artistas, famosos militares o políticos de los que apenas se cuenta con alguna foto en blanco y negro –en el mejor de los casos- o tan sólo con un cuadro o una escultura en su memoria. Sus imágenes son iconos de nuestra cultura. Pero, ¿cómo serían estos rostros si fueran resucitados milímetro a milímetro hasta recrear un retrato hecho por la mejor cámara digital?

El ilustrador se documenta con fotos varias del personaje para intentar identificar el color del cabello y de los ojos, o los ángulos del rostro para no dejarse llevar por una falsa impresión de una sola fotografía. Tras la investigación, llega el trabajo de archivo, en el que se buscan caras con características similares para ir utilizándolas en la «resurrección» de la foto desgastada y en blanco y negro.

Las texturas de un «papiel» se obtienen de fotografías con máxima resolución. Así, a la hora de trabajar con ellas pierden menos píxeles y ganan en realismo y nitidez. «No hace falta disponer de texturas idénticas ya que herramientas como el licuado te permiten adaptarlas al fondo a "papielar", pero si se parecen en forma y posición mejor acabado tendrá», dice David Curieses, uno de los ilustradores más destacados en el desarrollo de esta técnica en España, «el país en el que se realizan más diseños de este tipo en todo el mundo», asegura.

Kafka, en la piel de Robert Downey Jr.

Le pedimos que «resucite» a Franz Kafka, el escritor praguense que falleció en 1924 y del que sólo existen fotografías en blanco y negro de poca calidad. En el mundo del cine diríamos que Robert Downey Jr. encarna a Kafka, pero aquí el proceso es el contrario: será el escritor el que tome «prestada» la piel del actor.

El autor de «La Metamorfosis», es sometido por el ilustrador a una transformación que nada tiene que ver con el protagonista de su relato, Gregor Samsa, que un buen día amanece convertido en un insecto.

El «papiel» debe devolver a Kafka, si no a la vida, sí a una imagen con la calidad de una fotografía digital. Después de valorar varias fotos y, en algunos casos, hasta textos con referencias al personaje, se selecciona el retrato más representativo. Sobre él, en otra capa superpuesta, se implementa facción a facción el nuevo rostro con piel y texturas de una imagen del actor Robert Downey Jr que luego se moldea rasgo a rasgo hasta conseguir el rostro del inquietante escritor como si hubiera sido retratado por una cámara digital.

Los dibujos animados también cobran vida

Los montajes fotográficos no sólo abarcan la actualización de fotos antiguas. «He ‘papielado' esculturas, pinturas antiguas y modernas, fotografías e, incluso, dibujos animados», explica David.

En el caso de los personajes de cómic o de dibujos animados, los «papiels» se denominan «untoons». La técnica busca «descaricaturizar» a personajes como los Simpsons a cuyos rostros se les asignan texturas reales, impurezas de la piel, barba, cabello… y todo ello aplicando texturas realistas respetando sus formas y colores hasta transformarlos en figuras de carne y hueso.