El Papa espera «abundantes frutos» de la JMJ

Benedicto XVI, al finalizar ayer el que será el último rezo del Ángelus antes de trasladarse a España, mostró su alegría por poder asistir a la JMJ en Madrid, y expresó su felicidad por que los peregrinos ya se están reuniendo en Madrid. «Me alegra que tal cantidad de jóvenes de tan diversos países del mundo se encuentren», indicó. El Papa señaló la necesidad de «que todos nos encomendemos a la oración para que el encuentro dé abundantes frutos espirituales».

Benedicto XVI se asoma al balcón para saludar a los fieles
Benedicto XVI se asoma al balcón para saludar a los fieles

El Santo Padre invitó a los peregrinos «a meditar sobre el tesoro de la fe que se nos ha transmitido y a acogerlo con gratitud». «Comprometeos a responder de manera responsable a la llamada de Dios y elegir fundamentar nuestra vida en Cristo. Sobre este camino, nosotros no estamos solos, reconozcamos a Dios como la fuente de la felicidad y la plenitud que buscamos» indicó en su alocución.

La respuesta de los fieles congregados ayer ante la residencia de descanso de Castel Gandolfo, a 26 kilómetros de Roma, no se hizo esperar y ante el mensaje lanzado a los peregrinos en seis idiomas, respondieron vitoreándole repetidamente: «¡Nos vemos en Madrid!» y «¡Viva el Papa!».
En lengua española

A los peregrinos de lengua española que acudieron a presenciar el rezo, les dijo: «Envío un cordial saludo a los jóvenes de Colombia, Venezuela y de Argentina, así como a los que se unen a ellos de camino a Madrid para la Jornada Mundial de la Juventud», agregó.

Asimismo, Benedicto XVI se dirigió a los fieles llegados de Cuba, acompañados por el cardenal Jaime Ortega Alamino, al que se refirió diciendo que «encabeza la primera peregrinación de cubanos a los sepulcros de los Santos Apóstoles, y que renovó su cercanía y afecto a todos los hijos de ese amado país», explicó el Pontífice.

El Santo Padre también se dirigió a los fieles en lengua francesa, diciéndoles que tienen que «meditar sobre el tesoro de la fe a la que hay que acoger con gratitud». «Comprometámonos a responder responsablemente a la llamada de Dios a elegir fundar nuestra vida en Cristo», dijo. «En este camino no estamos solos; reconozcamos a Dios como la fuente de la felicidad y la plenitud que buscamos», añadió.

Antes del comienzo del rezo del Ángelus, el Papa habló sobre la fe, y nombró el lema de la JMJ: «Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe», y señaló que «estamos llamados a crecer en la fe, abrirnos y a acoger con libertad este don de Dios».

En la tranquilidad de Castel Gandolfo, Benedicto XVI ha preparado los 14 saludos, homilías y discursos que pronunciará en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, adonde llegará dentro de tres días. Cada frase tiene un sentido. Su objetivo es llegar, uno a uno, al corazón del millón y medio de jóvenes convocados por el Papa el 20 de julio de 2008, cuando clausuró la JMJ de Sídney y anunció la de Madrid en 2011.


Claves: Tres gestos en Madrid

Universalidad
El Papa cruzará a pie la Puerta de Alcalá junto a jóvenes de los cinco continentes. Todos atravesarán los arcos del monumento a su llegada a Madrid el próximo jueves. Mientras, pilotos de la patrulla acrobática Águila del Ejército del Aire, dibujarán en el cielo la estela de las banderas vaticana y española.

Educación
El viernes 19, el Santo Padre se dirigirá al emblemático municipio de San Lorenzo del Escorial para asistir a un encuentro con religiosas jóvenes en el Patio de los Reyes del Monasterio. Posteriormente, se reunirá con jóvenes profesores universitarios en la Basílica.

Reconciliación
El sábado 20, por la mañana, tendrá lugar lo que ya se conoce como «La fiesta del Perdón». En el Paseo de Coches del Retiro, se han colocado 200 confesionarios construidos por un ebanista abulense, en uno de los cuales, el Papa, por primera vez en una JMJ, confesará a tres jóvenes.