FC Barcelona

«Será fácil de digerir»

«Será fácil de digerir»
«Será fácil de digerir»

 El Barcelona decidió celebrar su 111 aniversario con una una fiesta por todo lo alto. Un histórico 5-0 al Madrid de José Mourinho que desaró la locura en la Rambla de Canaletas. Todo lo contrario que en los vestuarios del Camp Nou donde, a pesar de las tensiones que se vivieron durante el choque, se mantuvo la calma. Ni el Real Madrid está muerto ni el Barça es campeón.


El resultado supuso la mayor derrota en la carrera de Mourinho como entrenador. El luso lo encajó con elegancia, aunque no pudo evitar lanzar alguna pullita. Si no hubiera sido así, más de uno hubiera sospechado que era un doble de «Mou». «Es un resultado muy fácil de digerir. Ha habido un equipo que ha estado a su máximo nivel y otro, muy mal. Es un premio justo para el Barça y un castigo merecido para el Madrid», explicó el luso.


La contundencia del marcador provocó que la polémica ni se acercara por el estadio azulgrana. «No me voy con la sensación de haber podido hacer algo más o de que el árbitro se ha equivocado. Ha sido un partido muy fácil de analizar», aseguró Mourinho. Sí hubo polémica, en cambio, por la ausencia de jugadores del Madrid ante los medios. Xabi Alonso hizo declaraciones en televisión, pero poco más. A Florentino Pérez le molestó que sus jugadores no dieran la cara, pero era una recomendación de Mourinho. Es el primer roce entre el presidente y el entrenador, que tienen una relación extraordinaria.


Guardiola también intentó quitar hierro y rebajar la euforia, aunque pidió que le dejen «disfrutarlo unos días». El técnico azulgrana no entró en análisis futbolísticos, tampoco hacía falta, e incidió en su sentimiento de «satisfacción» por lo conseguido. «Estoy muy satisfecho por cómo lo hemos hecho, desde nuestras raíces, y por eso quiero dedicar esta victoria a los que nos enseñaron esta forma de jugar: Johan Cruyff y ‘‘Charly'' Rexach».


Guardiola admitió que durante el choque «hubo momentos tensos», pero les restó trascendencia: «Se queda en el campo». Describió como «similares» las sensaciones que tuvo ayer con las que vivió durante el 2-6, pero destacó: «En el Bernabéu ganamos la Liga y hoy no hemos ganado nada». Por último, se propuso el reto de aislar a sus jugadores de los «miles de elogios» que van a recibir, para afrontar en condiciones el partido del sábado.