Carlos Núñez avisa que lo realizado hasta la fecha aún es muy poco

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Carlos Núñez aseguró ayer que las reuniones que está manteniendo el mundo del toro con los organismo estatales han servido para generar "una unión que hasta ahora nunca se había tenido"al tiempo que avisó que lo cosechado por el momento "aún es muy poco".

 

La Asociación del Toro de Madrid celebró así el segundo encuentro de las charlas taurinas que se están dando lugar en la Fundación Casa Patas. En esta ocasión, acudió a la cita Carlos Núñez -ganadero, así como presidente de Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) y de la Mesa del Toro- que habló sobre todos aquellos aspectos relacionados con la ganadería de bravo, en concreto del encaste que lleva su apellido. Los aficionados también le plantearon cuestiones acerca de las reuniones que entre todos los estamentos del ámbito taurino y las instituciones públicas se están produciendo en las últimas fechas.

Así, y pese a que a priori el núcleo de la charla iba ser el encaste Núñez, su repercusión en la cabaña brava y su comportamiento en los ruedos, varias fueron las cuestiones que se plantearon sobre la institución que el ganadero gaditano preside y los logros que ésta ha alcanzado hasta ahora.

Si bien el propio Núñez constató que los pasos que se han dado han sido muy pocos, también señaló que ahora "se está produciendo una unión en el mundo del toro, que hasta ahora nunca se había tenido". "Esta comunión servirá para llevar a cabo las tres premisas por las que se creó la mesa: defender, promocionar y difundir la Fiesta", aseguró.

Con todo esto, Núñez Alzó la voz para denunciar que muchas de las iniciativas que se están gestando en la Mesa del Toro cuentan con el inconveniente de la financiación. "Tenemos muchas ideas para hacer de la Fiesta de los toros algo atractivo para el gran público, pero la falta de una estructura económica sólida limita mucho nuestras actuaciones", esgrimió.

Por otro lado, y en referencia al cambio ministerial que se está gestando, la Mesa del Toro, en voz de su presidente justificó la decisión como algo que "los toreros demandaban para salvaguardar el futuro de la Fiesta y que están a punto de conseguir". "Desde la Mesa del Toro sólo podemos apoyarles en sus pretensiones y analizar los posibles puntos a favor y en contra que puede tener la medida adoptada entre matadores y administraciones públicas", continuó hablando.

Fuera de la actualidad candente, otras de las cuestiones que se plantearon fueron sobre la salud de la cabaña brava que se está lidiando actualmente. Muchas fueron las denuncias que se hicieron por parte de los presentes por la bajada considerable de las fuerzas de los animales que salen tarde tras tardea los ruedos. Sobre este tema, Carlos Núñez aclaró que "ningún ganadero quiere que sus toros se caigan, quiere que embistan y permitan el triunfo, pero la genética es caprichosa y pueden salir ejemplares buenos o malos".

Tampoco se pasó por alto el manido tema de las fundas en los pitones para prevenir accidentes en el campo. El presidente de UCTL rompió una lanza por aquellos que las utilizan argumentando que "no son ilegales", aunque él señaló que a título personal no le gustan y no las utiliza en su ganadería. "Desde la Unión estamos al tanto de quienes las emplean y se respeta esta decisión", tranquilizó antes de concluir que "lo principal es la integridad del toro, porque de ello depende el que sea un espectáculo atractivo".