Masivas protestas desafían la sangrienta represión del régimen sirio

Miles de sirios desafiaron hoy con multitudinarias protestas la represión del régimen de Bachar al Asad, que trató de acallar de nuevo toda voz opositora con una ofensiva militar pueblo por pueblo que causó al menos 13 muertos.

El portavoz de los Comités de Coordinación Local, Omar Edelbe, dijo a Efe que "la represión más fuerte"tuvo lugar en la localidad de Duma, en la provincia oriental de Rif Damasco, donde murieron cinco personas, y en Alepo, donde perdieron la vida dos por disparos de las fuerzas de seguridad.

En esta jornada, bautizada con el lema "Sólo vamos a arrodillarnos ante Dios", el habitual goteo de víctimas comenzó desde primera hora de la mañana, cuando empezaron las manifestaciones, que se intensificaron tras el rezo musulmán del mediodía.

Pese al estricto cerco del Ejército y las fuerzas de seguridad sobre las ciudades, especialmente en los alrededores de las mezquitas, miles de personas salieron a las calles para pedir la caída del régimen de Al Asad.

"Los agentes de seguridad se anticiparon las marchas con campañas de detenciones de activistas y disparos al aire", dijo Ebelde en una conversación telefónica con Efe desde Beirut, donde está refugiado.

Según avanzaba la jornada, los miembros de las fuerzas de seguridad dispararon contra "todos los participantes en las manifestaciones", agregó.

En Duma, una de las localidades más afectadas por la represión, cinco personas, entre ellas una mujer y un joven de 16 años, murieron por impactos de bala.

El otro punto de mayor conflicto fue el barrio de Sajur en Alepo, donde perdieron la vida dos manifestantes, después de ser sitiado por las fuerzas del orden para efectuar vastas campañas de detenciones.

Además, se registraron dos muertos en Idleb (noreste) y uno en Saqba (este), Deir el Zur (noreste), Homs (centro) y Hama (centro), respectivamente.

La versión oficial de estos incidentes es bien distinta. La agencia de noticias estatal Sana informó de la muerte tres miembros de las fuerzas de seguridad y dos civiles por "disparos de grupos armados y francotiradores".

Según la agencia, las fuerzas del orden respondieron a estos ataques y lograron matar a cuatro hombres armados y arrestar a un número indeterminado de ellos en Duma, el barrio de Sajur y la ciudad de Ariha en Idleb.

Debido al bloqueo que el régimen sirio ha impuesto a los medios de comunicación internacionales, resulta muy complicado verificar de forma independiente las informaciones sobre víctimas mortales que proporcionan tanto los grupos de oposición como las autoridades.

En cuanto a las masivas manifestaciones, Edelbe señaló que "en el barrio Al Guta de Homs se celebró una marcha de niños", mientras que en la capital Damasco tuvieron lugar masivas manifestaciones.

Damasco vivió un despliegue policial sin precedentes en la histórica zona de Al Midan y en la avenida de Bagdad, donde hay importantes instituciones estatales.

También, las movilizaciones han cobrado fuerza en la ciudad de Alepo desde principios del mes de ramadán, cuando la ofensiva del Ejército sirio tomó nuevo impulso.

En opinión del activista, en Alepo están aumentando las manifestaciones "gradualmente", y la reticencia inicial a unirse a las marchas se debe a que "la mayoría de los patrones de las fabricas son partidarios del régimen y la ciudad ha registrado un crecimiento económico y una mejora en la calidad de vida".

Por su parte, el Observatorio Sirio para los derechos Humanos denunció la irrupción de tanques y vehículos blindados en la ciudad de Jan Shijon, en la provincia de Idleb, cercana a la frontera con Turquía.

En Banyas (Homs), los hombres de seguridad sitiaron las mezquitas de toda la localidad para impedir que salieran las manifestaciones, mientras que varios vehículos blindados que transportan a los "shabiha"(matones del régimen) patrullaban las calles.

También en la provincia de Rif Damasco, en el pueblo de Daraya, las fuerzas de seguridad dispararon contra los participantes en una manifestación que se desencadenó cuando las autoridades impidieron a los residentes enterrar a uno de los últimos "mártires", un soldado.

El Observatorio informó, además, de la detención del escritor y poeta sirio Abdel Rahman Emmar, miembro de la Unión de Escritores Árabes.

La detención, que se produjo en la ciudad de Kseir, en la provincia de Homs, donde ayer murieron al menos doce personas, fue efectuado con el fin de forzar a su hijo, un activista, que se entregue a las autoridades.

Desde el inicio de la revuelta popular contra Al Asad a mediados del pasado mes de marzo han perdido la vida más de 2.000 personas, según fuentes de la oposición y organizaciones pro derechos humanos sirias, mientras que el régimen de Damasco mantiene detenidas a otras 15.000.