América

La banda reactiva «Hanes» para negociar

La Razón
La RazónLa Razón

«Hanes» es el «sub aparato» que depende del «aparato político» de ETA, encargado de las posibles negociaciones que se puedan establecer con los gobiernos de España y Francia. El anuncio, hecho público ayer, de que la banda ha nombrado una delegación para entablar conversaciones con ambos ejecutivos hace pensar que los designados dependerán del «aparato político», cuyos cabecillas son Iratxe Sorzábal y David Pla.

Esto no significa, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN, que los que forman parte de dicha delegación sean los antes citados, ya que, en un asunto que tiene tanta importancia para la banda como lograr que las Fuerzas de Seguridad abandonen el País Vasco y Navarra y los presos obtengan la libertad, los escogidos pueden ser otros etarras, incluso del «aparato militar» o con más experiencia dentro de la organización criminal.

A este respecto, se recuerda, tal y como adelantó este periódico, que etarras con muchos años de militancia en la banda y que, hasta ahora, se escondían en países de América, han regresado a Francia y han pasado a la clandestinidad. Aunque la vuelta está autorizada por ETA, la mayoría se tienen que costear los gastos de supervivencia. No se descarta, sin embargo, que alguno de ellos haya entrado a formar parte de «Hanes», precisamente en función de esa experiencia acumulada.

Los asuntos relacionados con posibles negociaciones son preparados minuciosamente por ETA, dada la importancia que los terroristas conceden a posibles avances y, sobre todo, fracasos. A título de ejemplo, el «comité ejecutivo» etarra celebró una reunión en febrero de 2004, un mes antes de las elecciones generales, en la que se abordó el asunto de la negociación con el Gobierno que saliera de las urnas, según un acta de dicha reunión que fue encontrada en poder de Félix Ignacio Esparza Luri, jefe del «aparato de logística», detenido dos meses después. En el acta se recogían todas las posibilidades que habían contemplado para entablar contactos con el futuro Ejecutivo. Ese año, la banda destinó a «Hanes» más de 22.000 euros, ya que trabajaba con la hipótesis de una negociación, que después se confirmó al ganar Zapatero los comicios.