Asia

EE UU pacta con los talibanes que abran una oficina política

Estados Unidos y los talibanes afganos han acordado que este grupo abra una oficina política en un país musulmán, una vez que se separen de Al Qaeda, informó hoy la agencia iraní Fars, que cita un ex alto cargo talibán.

Molavi Arsala Rahmani -que fue ministro con los talibanes, se separó del grupo y aceptó la reconciliación ofrecida por el Gobierno afgano de Hamid Karzai- aseguró: "EE UU ha accedido al establecimiento de una oficina política de representación de la dirección de los talibanes en un país musulmán".

"La comunidad internacional encabezada por EEUU no había accedido al establecimiento de una misión oficial de la dirección de los talibanes en el pasado, pero ahora EEUU ha accedido", dijo Rahmani, quien recalcó que como paso previó "los talibanes deben separarse de Al Qaeda".

La agencia Fars señala que Rahmni no precisó en que país se podría instalar la oficina de representación de los talibanes, pero apunta que Arabia Saudí, Turquía y Turkmenistán son los países más probables.

Ayer, el Consejo de Seguridad de la ONU anunció que había retirado de su lista negra de terroristas a catorce talibanes, entre los que se encuentran cuatro miembros del Consejo de Paz, creado por el Gobierno de Afganistán para impulsar la reconciliación en el país.

En un comunicado, el embajador alemán ante la ONU, Peter Wittig, presidente de turno del Consejo de Seguridad y que preside también el comité de ese órgano que evalúa el régimen de sanciones impuesto a los talibanes afganos, declaró que la medida respondía a una petición del Gobierno de Kabul.

Involucrar a los talibanes en el debate político
"El Consejo de Seguridad y la comunidad internacional apoyan los esfuerzos del Gobierno afgano para lograr que los talibanes reconciliados se involucren en un diálogo político para lograr la paz y la seguridad en Afganistán", aseguró la nota.

Tras la decisión de ayer, la lista negra de las sanciones contra los talibanes se queda en 123 individuos, sometidos, según las resoluciones del Consejo de Seguridad, al embargo de sus bienes y de armas, así como a la prohibición de viajar. En enero del año pasado, el presidente Karzai creó el Consejo de Paz del país para reinsertar a unos 36.000 insurgentes.

El régimen de sanciones contra Al Qaeda y los talibanes fue creado en 1999 y reforzado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, aunque en junio pasado el Consejo de Seguridad decidió separar en dos listas a los miembros de Al Qaeda y los talibanes.