El mejor año para Kanye West

Los críticos eligen los discos más destacados de 2010, entre los que sobresale el del rapero, alabado de manera unánime por la prensa especializada

El rapero Kanye West

Por encima de las etiquetas, «My Beautiful Dark Twisted Fantasy», el quinto disco de Kanye West es una obra maestra de la cultura popular, trascendiendo los límites del hip hop para encontrarse con el rock de Black Sabbath, el pop de Michael Jackson, la sensualidad de Marvin Gaye, la electrónica de Aphex Twin, los incisivos versos de Gil-Scott Heron y hasta el sentido del espectáculo del que hace gala Lady Gaga, con una ambición que lo llena todo. Egocéntrico y combativo, frágil y rotundo, el rapero norteamericano firma una producción medida hasta el detalle, logrando que no parezca un trabajo de laboratorio, sino que esa suma de virguerías está exclusivamente al servicio de las canciones, contando además con una extensa nómina de colaboradores, tan heterodoxa y brillante como el propio resultado del conjunto. Por aquí pasan, entre otros, Rihanna, Elton John, John Legend, Nicki Minaj, Jay-Z o Bon Iver, poniendo su granito de arena a esta verdadera montaña protagonizada por un Kanye West soberbio desde el propio vídeo de media hora que sirve como carta de presentación.

Arranca el álbum con la intensidad de «Dark fantasy» y culmina con los aplausos finales de «Who will survive in America», poniendo punto y final a setenta minutos sin desperdicio y con al menos cinco temas monumentales: «Power», «All of the lights», «Monster», «Runaway» y la tremenda «Blame game». Un disco que no sólo está entre los imprescindibles del año, sino que está llamado a figurar en las listas de los mejores de la década que acabamos de empezar.


Número uno
Le da a todos los palos. Nació en 1977 en Atlanta, pero ya está fogueado como cantante, productor y rapero. Debutó en 2004 con el álbum «The College Dropout», el inicio de una carrera que ha alcanzado su cima absoluta este año con este «My Beautiful Dark Twisted» que parece que ha convencido a todos los críticos, sin fisuras.
Pero este músico ya había recogido con sus trabajos anteriores una buena nómina de premios y de reconocimientos. Entre ellos doce grammys. Además, todos los álbumes anteriores han disfrutado de un amplio respaldo del público. De hecho, su tercer disco, «808 & heartbreak» se alzó directamente al número uno de las listas de Estados Unidos.