Libros

Confesiones «a toda vela» para los jóvenes en El Retiro

Se llama Emilio y encarna la tercera generación de carpinteros de la familia Úbeda. A este abulense la profesión le viene en la sangre, ya que en 1910 su abuelo abrió el taller. Y aunque desde hace dos décadas tomó el relevo de su padre en el negocio de la ebanistería, el encargo que recibió hace unos meses quizá sea el de más relevancia que han recibido los Úbeda en un siglo de trabajo con la madera.

LA IMAGEN Los confesionarios se instalarán en el Paseo de Coches del Retiro en lo que ya se conoce como el parque del Perdón.
LA IMAGEN Los confesionarios se instalarán en el Paseo de Coches del Retiro en lo que ya se conoce como el parque del Perdón.

Y es que Emilio ha elaborado de forma artesanal los 200 confesionarios que a partir del próximo 8 de agosto comenzarán a montarse en el Parque del Retiro de Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud. La organización instalará los confesionarios de diseño vanguardista, obra del arquitecto Ignacio Vicens. El empresario abulense reconoce que es el trabajo «más importante de mi vida», teniendo en cuenta su trascendecia y la proyección mundial de este acontecimiento. Además, aunque sin entrar en detalles, también desvela que ha sido el segundo trabajo mejor pagado de su carrera.

Inyección económica

De ahí que no dude al afirmar que el proyecto de la JMJ le ha supuesto un gran alivio desde el punto de vista económico. Tanto es así que ha contado con la ayuda de cuatro personas extras que ha tenido que contratar los dos últimos meses para que estén listos para la fecha. «Ha supuesto un balón de oxígeno», asume desde la difícil situación económica del país.
Además ha contado con la supervisión del arquitecto, también abulense, José Ignacio Ramos, que le ayudó a levantar la maqueta y a la confección de los planos.
Según Úbeda, las mayores dificultades han sido las partes curvas de los confesionarios , lo que le ha obligado a hacer el trabajo de manera artesanal.

Estos días los está dedicando a dar los últimos retoques pintando «patas y celosías» con una ilusión desbordante con la vista puesta en el próximo miércoles cuando espera tener rematados todos los confesionarios. Será el punto y final de una tarea que no le fue adjudicada por azar: «Me llamaron porque ya había hecho otros trabajos para la Jornada Mundial de la Juventud y me propusieron que construyera unos confesionarios sobre la maqueta de Ignacio Vicens, que diseñó un elemento vanguardista en color blanco que recuerda una aeronave por sus dinámicas formas», explica. «Más tarde me indicaron que mi versión era la elegida», afirma de su maqueta en melanina y canteado en PVC de 19 milímetros de espesor, que venció a otras propuestas elaboradas en tela, hierro o resina.

Los confesionarios se instalarán en el Paseo de Coches del Retiro una semana antes de que empiecen las Jornadas. Más de 800 sacerdotes administrarán el sacramento en más de 12 lenguas.

Los jóvenes podrán confesarse en horario de 10 de la mañana a 22 horas, desde el martes 16 al viernes 19 de agosto y de 10 de la mañana a las 12 del sábado 20 de agosto.


EN PRIMERA PERSONA
Para este abulense, el proyecto de haber fabricado los 200 confesionarios en su taller de toda la vida, ha supuesto todo un orgullo y una emoción muy grande: «Como católico es un honor para mí ser el ebanista de estos confesionarios», dice, sabedor de que Benedicto XVI se servirá de uno de ellos para confesar la mañana del 20 de agosto para confesar a seis jóvenes peregrinos.