París cumple el sueño: alquilar coche por horas para hacer gestiones

Seguro que más de una vez lo habrá pensado: ¿Y si alguien me prestara sólo por esta mañana un coche para hacer recados? O mejor aún: ¿Y si pudiera subirme a cualquiera de los que están aparcados, hacer las gestiones, y volver a dejarlo junto a una acera? Los parisinos serán los primeros en cumplir esta, hasta ahora, utopía.

Alquilar un coche por horas será posible en París
Alquilar un coche por horas será posible en París

Como quien alquila una bicicleta para dar un paseo, hacer turismo o ir a trabajar, los habitantes de París podrán hacer uso a partir de este mes de octubre de un coche eléctrico por apenas una o dos horas, sin las incomodidades de tener que acudir a la sede de una empresa de alquiler de vehículos.

Sin necesidad no sólo de tener que hacerse cargo de un coche en propiedad, sino ni tan siquiera tener que preocuparse de pagar letras, hacer papeleos, pasar por el taller o ir a la gasolinera, el proyecto "Autolib"pretende revolucionar el mercado de coche de alquiler con un nuevo concepto: el coche "libre servicio".

Primera ventaja: don de la ubicuidad. Los vehículos, todos ellos eléctricos, estarán aparcados en 250 puntos de la capital en una primera fase. Posteriormente, se extenderán a 37 poblaciones vecinas (en más de 1.000 puntos de estacionamiento y con casi 2.000 unidades). La idea es llegar a los 3.500 coches dentro de cinco años.

Segunda ventaja: rapidez y comodidad. Cada uno de estos puntos de estacionamiento estará equipado con cargadores de batería para evitar la molestia de parar a mitad de recorrido en una gasolinera, como ocurre con los vehículos de gasolina.

Tercera ventaja: trámites reducidos al mínimo. Los coches "libre servicio", bautizados como Bluecar, se podrán reservar por internet o por teléfono, después de que el usuario se haya inscrito en la empresa que presta el servicio. El pago se hará mensualmente para no tener que estar rebuscando en los bolsillos cada vez que se usa, como si de un taxi se tratara.

Cuarta ventaja: para todos los bolsillos. La empresa que va a desarrollar el servicio, BatScap, ha prometido que no costará mucho más que lo supone darse una vuelta en metro por la ciudad. Los usuarios deberán pagar una cuota de 12 euros al mes, cinco euros adicionales por la primera media hora de utilización, cuatro por la segunda y seis por cada periodo similar restante.

Para el alcalde, Bertrand Delanoë, el proyecto es la oportunidad de lograr que Autolib se convierta en un servicio tan popular como Vélib, el sistema de alquiler de bicicletas que ya han copiado otras ciudades del mundo, Londres incluida.

Los Bluecar, diseñados por Pininfarina, los socios italianos de Bolloré, la compañía francesa adjudicataria, tienen capacidad para cuatro personas, alcanzan los 130 kilómetros por hora y tienen una autonomía de alrededor de 250 kilómetros. Están equipados con GPS y un botón de emergencias. Sus promotores calculan que tienen un mercado potencial de 2,4 millones de usuarios.