«Operación Hispania»

El futuro del equipo español de Fórmula-1, Hispania, se juega estos días.

Según ha podido saber LA RAZÓN, Ecclestone ha pedido a Carlos Sainz y García Abad que ayuden a la escudería española a salir a flote
Según ha podido saber LA RAZÓN, Ecclestone ha pedido a Carlos Sainz y García Abad que ayuden a la escudería española a salir a flote

MADRID- Después de una rocambolesca trayectoria que tuvo su origen en Adrián Campos, verdadero artífice para conseguir lo más importante en este deporte, es decir, la licencia (el entry) para acceder al restringido mundo de los equipos en la F-1, ahora su máximo responsable es José Ramón Carabante, que tuvo la valentía de seguir adelante a principio de temporada cuando las cosas se complicaron sobremanera. Por eso, la llegada de nuevos inversores es primordial para la supervivencia del equipo. Los pilotos pagan e inyectan dinero por correr, pero esto no es suficiente. Según ha podido saber LA RAZÓN, Bernie Ecclestone sugirió a Carlos Sainz y Luis García Abad, representante de Fernando Alonso, que ayudaran a la escudería española a salir a flote y esa petición podría haber calado hondo entre ambos, que están estudiando la posibilidad de lograr el capital necesario para comprar la estructura. Sainz fue la puerta de entrada para que Carabante, actual propietario, negociara con Toyota la adquisición del monoplaza que finalmente la fábrica japonesa no puso en marcha tras anunciar su retirada. Ese mismo chasis lo está probando ahora Pedro de la Rosa, ya que es el coche que emplea Pirelli, nuevo suministrador de neumáticos de la F-1 en los próximos años, para desarrollar sus compuestos. Precisamente, De la Rosa es una pieza importante en esta operación. Ya sea como piloto o como miembro importante de la estructura, el catalán podría ingresar en la disciplina de Hispania antes de acabar el año para preparar la campaña 2011. Fue el propio Sainz quien recomendó a los responsables de Pirelli el fichaje de Pedro. Hispania no tiene un gran valor como estructura, pero a su favor está la posibilidad de vender la licencia, algo muy preciado. Estuvieron en negociaciones con Joan Viladelprat, Jacques Villeneuve (junto con sus socios de la escudería de GP2 Durango) y algún que otro inversor. De momento, la opción Sainz y García Abad parece la más seria.