El PSOE se prepara ya para una catarsis

Varios «barones» se posicionan para la escena nacional y otros alertan contra la pérdida de la identidad

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Atención porque en los próximos días veremos movimientos en el PSOE. Nombres que se habían ido y que volverán a la primera línea; nombres que nunca se fueron y que piden paso; nombres que se subirán a la ola de la crítica por si acaso... Alfredo Pérez Rubalcaba está solo con su núcleo duro y solo con él –si es que alguno no se desmarca antes de tiempo– tendrá que afrontar el varapalo de las urnas gallegas y vascas que quieren imputarle tanto dentro como fuera. La dirección se ha empeñado en posponer todo debate hasta después de las elecciones catalanas y cuando pasen éstas reunir al Comité Federal y al Consejo Territorial para una puesta a punto ideológica. Quizá Rubalcaba no llegue a tiempo porque en las distintas federaciones ya están listos para la catarsis que la mayoría cree que debe ser inminente.

 De momento ayer el presidente andaluz, José Antonio Griñán, avanzó algunas pistas al decir que a partir de ahora se va a notar la presencia de Andalucía en el debate político nacional. Y así será. La federación más numerosa del PSOE se ha sentido en los últimos tiempos relegada en favor de un PSC con el que la dirección ha tenido demasiados miramientos. Y no es la única. Ayer era un clamor en el socialismo español que la ambigua posición del PSOE ante el desafío secesionista de Cataluña para no perjudicar a los socialistas catalanes ha sido castigada en las urnas, especialmente en Galicia, donde la falta de una respuesta unitaria podría haber desmovilizado al electorado que tradicionalmente ha votado al PSOE en otros comicios.

Coinciden en esta opinión varios veteranos retirados ya de la primera línea, como es el caso de José Bono que anduvo todo el día opinando sobre la pérdida de identidad de los valores del socialismo y lamentado la desaparición de la E de España en las siglas de su partido. Hoy, está previsto que intervenga en algún programa radiofónico de gran audiencia, y ha prometido no morderse la lengua. La verdad es que no se la muerde nunca.

Como el ex presidente del Congreso, también José María Barreda se mostró altamente preocupado por la irrelevancia del PSOE en beneficio de la izquierda y los nacionalismos. Y acto seguido expresó su confianza en que la dirección federal no reflexionen «cruzados de brazos» y que sus ideas al respecto vayan acompañadas de actos.

«Quien tenga oídos...»
Reflexión, sí, dijo, pero «de la misma manera que no son convenientes actos sin ideas, las ideas sin actos tampoco convienen», afirmó el castellano-manchego, que demandó una «actuación inmediata». Preguntado por si cree que esa reflexión debería tener consecuencias para la actual dirección, respondió: «Como se dice en las Sagradas Escrituras, quien tenga oídos para oír, que oiga». Sobre la dimisión de Rubalcaba no dijo ni una palabra.

Barreda se reserva como otros hasta que la contestación interna al secretario general esté más organizada internamente. Y a juzgar por lo que se mueve en el PSOE parece que la organización está en marcha.

Ya advirtieron algunos de los barones más significativos antes del verano que la solución a los problemas del PSOE no es tanto de liderazgo como de identidades, y que para eso era preciso recuperar un «comité de notables» que guiara la refundación ideológica del partido.
Y es que la crítica a la dirección federal y al liderazgo de Rubalcaba ya no llega sólo del sempiterno díscolo Tomás Gómez , pues hasta quienes apoyaron al ex vicepresidente en el Congreso de Sevilla claman hoy por un cambio de rumbo antes de que el PSOE llegue a la situación del PASOK griego.

Bien es verdad que la mayoría de los que ayer hicieron su particular valoración de la sangría del domingo defendieron que en lugar de aglutinar al voto descontento, el PSOE «lo centrifuga» entre partidos minoritarios, que van desde Izquierda Unida a los nacionalistas, como ha ocurrido en Galicia. Claro que otros se apresuran a recordar que la caída de apoyos es bastante homogénea en toda España, en torno a un 10 por ciento. Suenan todas las alarmas.

 

JOSÉ ANTONIO GRIÑÁN
«Habrá que hacer un análisis profundo de los resultados»
El presidente andaluz, José Antonio Griñán, no dudó en admitir la pérdica «evidente» de votos. Pero, pese a que fue uno de los más críticos con el liderazgo de Rubalcaba allá por el mes de marzo, el pasado verano decidieron darse una tregua y de la boca del andaluz no ha salido ninguna frase relacionada con la dimisión del líder del PSOE.
GUILLERMO FERNÁNDEZ VARA
«Más que dimisiones, hay que escuchar lo que dice la gente»
El secretario general de los socialistas extremeños nunca ha escondido su aprecio por Rubalcaba, a pesar de algún que otro choque aislado. Considera que ahora, en vez de echar la culpa al secretario general de los socialistas, hay que «visualizar cuál es el mensaje que los ciudadanos nos están mandando».
TOMÁS GÓMEZ
«Habrá que hacer cambios profundos y serios»
Siempre ha sido muy crítico con el liderazgo de Rubalcaba y con su elección el secretario general de los socialistas madrileños. Y ayer ya hablaba de «reflexión», de hacer autocrítica y, sobre todo, de «hacer cambios profundos y serios en el PSOE». Los resultados del domingo los tachó, directamente, de «derrota contundente»
MARÍA ANTONIA TRUJILLO
«El que no gana tiene que irse a su casa»
«Esperando a que Rubalcaba anuncie su dimisión», publicó ayer en su Twitter la ex ministra María Antonia Trujillo. La ex titular de Vivienda con Zapatero fue bastante clara y considera que «el que se presenta y no gana unas elecciones lo que tiene que hacer es irse a su casa».
EMILIANO GARCÍA PAGE
«Toda elección supone una lección»
De Emiliano García Page, secretario general de los socialistas manchegos, se dice que podría ser quien encabece al PSOE nacional, algo que él tampoco descarta. Muy cercano a Rubalcaba, ayer únicamente dijo que los socialistas han de aprender de la lección que les han dado los malos resultados tanto en Galicia como en el País Vasco.
PERE NAVARRO
«Recuperar la confianza de los votantes no es fácil»
Pese a tener algún «choque» aislado, el primer secretario del PSC, Pere Navarro, no ha cargado la responsabilidad de la derrota en Rubalcaba. Es más, habló de desmovilización de los votantes de izquierdas y apuntó que lo importante para ellos ahora es centrarse en las elecciones catalanas del 25-S para evitar un batacazo similar.
JOSÉ BONO
«Es un problema de identidad, no de liderazgo»
El ex presidente del Congreso tiene claro que «no se puede culpar a los candidatos». Considera que el PSOE tiene que cambiar su discurso, olvidándose de la descentralización y centrándose más en la «idea de España como ámbito de solidaridad e igualdad». Por ello destaca que los resultados son «fruto de la imagen desdibujada del PSOE».