Un campeón feliz

Nadal se sintió muy a gusto en su cómodo estreno en la central de Wimbledon ante Rusell

Foto: Ap
Foto: Ap

Wimbledon tiene un encanto que no puede compararse con ninguna otra cita del circuito. Cuando Nadal, el defensor del título y número uno del mundo, saltó a la pista acompañado por Michael Russell, un digno comparsa, la central lucía espléndida. El césped, perfecto después de 50 semanas de cuidados intensivos. Las gradas a reventar, sin los habituales huecos de cualquier primera ronda en otro torneo y que revelan que el tenis no es lo más importante. Tenis sin adornos, en estado puro. Rafa apenas pasó dos horas sobre la pista, pero le bastó para disfrutar como nunca en el estreno de un «Grand Slam». «Ha sido muy emocionante, una sensación fantástica. Todo estaba impecable. En mi vida había visto una pista más bonita», aseguró después de deshacerse del estadounidense en tres sets.

Para completar un escenario ideal, Rafa contó con la presencia de sus padres en el palco real. El All England Tennis Club cuida como nadie los detalles y Ana María y Sebastián, casi tres años después de su separación, vivieron el partido en la zona más privilegiada de la central, junto con los socios más veteranos del club. Al defensor del título incluso le dio pena «romper la pista» y comenzar a pisar un pasto que en tres o cuatro días empezará a poblarse de zonas peladas y calvas. «Creo que cuando la pista está más rota juego bastante bien», bromeó en la conferencia de prensa.

El partido no dejó más que buenas sensaciones. Después de remontar el 4-2 con que se situó Russell en el primer set, Nadal se sintió muy cómodo. El estadounidense de 33 años y 1,73 es un jugador de otra época, muy alejado del estereotipo actual. Bastante hizo con llevarse ocho juegos y participar de la fiesta en la que se convirtió el arranque del torneo. Al español le funcionaron el servicio, la derecha, las subidas a la red... Las casi dos horas no pudieron estar mejor empleadas. «He estado hábil para cambiar la forma de jugar y el ritmo. Tras haber salvado la situación complicada del primer set, he empezado a jugar a un nivel muy alto y me ha empezado a funcionar muy bien la derecha», matizó.

Ahora le espera otro estadounidense, Ryan Sweeting, al que ya derrotó (6-2, 6-1 y 6-1) en la segunda ronda del pasado Abierto de Australia. Antes de mañana, Rafa no descarta salir a cenar con su equipo en la noche londinense. «No he tenido tiempo aún de planearlo, pero hablaré con el equipo. Si quieren salir, no de fiesta, a cenar, cualquier cosa está bien para mí».


- Primera ronda (españoles y «top 10»): R. Nadal (Esp, 1) a M. Russell (EEUU), 6-4, 6-2 y 6-2; T. Berdych (Che, 6) a F. Volandri (Ita), 6-2, 6-2 y 6-1; G. Monfils (Fra, 9) a M. Bachinger (Ale), 6-4, 7-6 (7/3) y 6-3; F. López (Esp) a M. Berrer (Ale), 6-4, 7-5 y 6-3; R. Sweeting (EEUU) a P. Andújar (Esp), 3-6, 4-6, 6-1, 7-6 (7/1) y 6-1; M. Fish (EEUU, 10) a M. Granollers (Esp), 7-6 (7/3), 7-6 (7/5) y 6-4 y E. Vesnina (Rus) a L. Pous (Esp), 6-4 y 6-3.