Las consultorías hacen su agosto con la reestructuración pública

Cobraban hasta 4.000 euros por dar información sobre el proyecto de privatización de la gestión de la Sanidad, que no prosperó. 

Las consultorías hacen su agosto con la reestructuración pública
Las consultorías hacen su agosto con la reestructuración pública

Valencia- Los despachos de abogados y consultoras son los grandes beneficiados del proceso de reestructuración pública y externalización de determinados servicios puestos en marcha por el Gobierno valenciano para reducir el gasto público. Estos dos colectivos han sido los encargados de programar, planificar e informar a las empresas interesadas en estos nuevos modelos de negocio. Los departamentos de la Generalitat creados para este fin han quedado marginados.
Ejemplos hay tantos como entidades públicas que han iniciado este tipo de procesos. En la redacción del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de RTVV no intervinieron Conselleries, sino un despacho de abogados que cobró 125.000 euros más IVA por determinar a quién y cómo se debía despedir y de qué manera podía reducir su déficit.
El intento fallido de privatizar la gestión de la sanidad también ha proporcionado abultados ingresos a las consultoras. La Conselleria de Sanidad enviaba a los despachos a los interesados para que se informasen. Éstos cobraban por cada visita de 3.000 a 4.000 euros, según fuentes consultadas por LA RAZÓN, que precisaron que el concepto de factura que se realizaba era el de asesoría jurídica. De esta manera, se evitaban problemas de incompatibilidad y se aseguraban que, si finalmente la Abogacía de la Generalitat rechazaba el proyecto, no tendrían que devolver el dinero.
El diario Levante-EMV publicó que se reservaban el cobro de un dos por ciento del montante de la adjudicación de sus clientes.
Sin embargo, los servicios jurídicos de la Generalitat finalmente rechazaron el proyecto propuesto porque contenía irregularidades e ilegalidades. Si éstos hubiesen intervenido en el proceso desde el principio, las empresas se hubiesen ahorrado estos costes.
También consultorías han diseñado la reestructuración de FGV o de la Ciudad de las Artes. En este último caso, se sacó a licitación por valor de 50.000 euros el asesoramiento para externalizar la gestión. Otras operaciones similares se han hecho en diferentes ocasiones sin asesoramiento.