Y la M-30 se hizo playa

Llegan buenas noticias para los habitantes de las orillas del río de la capital que llevan años conviviendo con las obras, ayer el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, aseguró que la última fase del faraónico proyecto Madrid Río –la del nuevo parque sobre los túneles del tramo soterrado de la M-30– estará concluida el 15 de abril, en apenas diez semanas

Ramón, vecino del Puente de Segovia, se ha pasado los dos últimos años haciendo fotos a las obras de debajo de su casa. Antes de la próxima Semana Santa terminará su album. Entonces él y todos los madrileños podrán disfrutar del nuevo Manzanares sin el ruido ni el estorbo de excavadoras y camiones de la construcción.

A partir de este verano la capital podrá quitarse el sambenito que rezaba en la canción que Madrid no tenía playa. La nueva costa del Matadero, aunque sin olas y con agua dulce, estará a disposición de los ciudadanos a partir de primavera. Para lo que habrá aún que esperar es para alquilar hamacas o comprar un refresco para pasar un auténtico día playero ya que ambos servicios, que está previsto que se ofrezcan en la zona, aún están pendientes de adjudicación.

La «playa» de Madrid ocupará un espacio de casi doce mil metros cuadrados, con una «orilla» de 270 metros, tres estanques dónde sus visitantes podrán refrescarse y una gran pradera para extender la toalla.

La transformación de un área antes caracterizada por la brecha que abría en ella la M-30 ha costado 410 millones de euros, recordó ayer la delegada de Urbanismo y Vivienda, Pilar Martínez. Sólo el seis por ciento de esta millonaria factura no ha salido de unas arcas ajenas a las municipales. Martínez recordó que prácticamente el coste de ejecución del parque ha sido sufragado con fondos de los planes estatales 2009 y 2010.

Para los pocos que aún desconozcan los detalles de este proyecto, Madrid Río son los grandes parques y jardines de Arganzuela, Matadero, el Puente de Toledo o la Ermita del Santo. También se han llevado a cabo nuevas conexiones peatonales de este ámbito con la Casa de Campo, el tramo Norte del río y el Parque Lineal del Manzanares y la Caja Mágica, al sur.

Para hacer más sencillo a todos los ciudadanos el conocimiento de la nueva área de recreo junto al río, a partir del 15 de abril el Consistorio habilitará planos de uso de la zona en los que se identificarán los diferentes usos y tramos del Salón de Pinos, el jardín botánico con especies autóctonas de varios puntos del mundo, las fuentes ornamentales, los espacios infantiles, o los miradores, entre otros. Los impacientes tienen ya toda esa información disponible en la página web de Madrid Río, dónde existe un índice temático para poder conocer la zona en función de los intereses de cada uno.

Una obra 2.0

Además de en su propia web, el Ayuntamiento lleva meses promocionando las obras de Madrid Río en las redes sociales. En Facebook, por ejemplo, sus usuarios han visitado los documentos de Madrid Río en 12.588 ocasiones, explicó Ruiz-Gallardón. Twitter y Flickr (un espacio virtual para compartir imágenes) también conocen la infraestructura. El segundo de ellos dispone de tres albumnes con fotos del plan de renovación del Manzanares y los videos sobre la evolución de las obras que el Consistorio colgó en Youtube han sido reproducidos más de 3.200 veces.