Cine

Hollywood abre sucursal en Broadway

Scarlett Johansson, Catherine Zeta-Jones y Denzel Washington acaparan los premios Tony de teatro.

Raquel Welch
Raquel Welch

Cuando comenzó el éxodo de «celebrities» de Los Ángeles a Nueva York fueron muchos los auguraron que las estrellas del cine no soportarían el ritmo diario ni la presión del directo que trae consigo estar cada noche sobre un escenario de Broadway. Sin embargo, el tiempo ha refrendado la mudanza de los actos de Hollywood a la Gran Manzana. El tiempo, y los Tony, los premios de teatro que reconocen los mejores montajes de la cartelera de Broadway. Y es que, en la noche del domingo, a quienes no siguieron por televisión la gala con sumo cuidado les debió de parecer que estaban en la de los Oscar. Los grandes ganadores se escribieron con los nombres de los actores de las súperproducciones de la industria del cine: Scarlett Johansson, Denzel Washington y Catherine Zeta-Jones.

Sueño hecho realidadLa rubia de 25 años se llevó el premio como mejor actriz de reparto por su debut en Broadway con «A View from a Bridge», de Arthur Miller. La neoyorquina encarna a una chica de 17 años que se obsesiona con un hombre de origen italiano de Brooklyn, el actor Liev Schreiber. Johansson destacó sobre el escenario que «ser bienvenida en esta comunidad ha sido un sueño hecho realidad. Desde que era pequeña he querido estar en Broadway, y aquí estoy», admitió Scarlett que también tuvo palabras de agradecimiento para su marido, Ryan Reynolds, al que se refirió como «mi canadiense».Por su parte, Denzel Washington recibió el galardón al mejor actor por su papel en «Fences», de August Wilson. Durante su discurso recordó que «mi madre siempre dice: el hombre da el premio, Dios entrega la recompensa, y supongo que recibí ambos esta noche». Por cierto, que su Tony tiene mérito añadido, porque por primera vez en la historia los afroamericanos ganan por mejor actor y actriz (Viola Davis) en una obra de la misma temporada. Scarlett y Denzel recibieron con emoción contenida su Tony, pero Zeta-Jones no pudo evitar exteriorizar su alegría. Vio reconocido su trabajo en la reposición de «A Little Night Music» como mejor actriz en el género de musicales. «Realmente me siento como la Cenicienta», admitió enfundada en un vestido que casi le impide subir al escenario por su difícil costura. Los nervios traicionaron a la galesa, que en sus palabras al recoger el premio hizo un comentario sobre su marido, Michael Douglas, en un tono despectivo sobre el que ayer se tuvo que disculpar. «¿Ven a ese hombre de ahí? Es una estrella de cine. Y yo duermo cada noche con él», recordó Zeta-Jones. Sus palabras fueron recibidas con sonrisas del público. Pero ayer declaró al «Daily Mail» de Londres que «no puedo creer que fuese capaz de decir algo así. Todavía, no puedo creerlo», señaló sobre su broma, más propia de Hollywood que de Broadway.

Jude Law, de vacíoEstrellas al margen –Jude Law, uno de los favoritos por su papel de «Hamlet» se fue de vacío–, «Red», sobre el pintor Mark Rothko, se llevó el gato al agua: logró el galardón a la mejor obra y otros cinco premios. «Éste es para mí el mejor momento de mi vida», dijo el autor de «Red», John Logan. Le siguió «Memphis», un musical original basado en la historia del pinchadiscos Dewey Phillips, que cuenta con temas de rock, soul y gospel. Recibió el premio a mejor musical, así como al mejor música original y libreto.

Respaldo a Raquel Welch Acudió al Radio City Music Hall para entregar un premio y se convirtió en una de las más laureadas. Raquel Welch, a punto de cumplir 70 años, derrochó simpatía y se vio recompensada con unos aplausos que sonaban a algo más que cortesía. Y es que la actriz publicó hace unos días en la web de la CNN un artículo en el que defendía valores como el matrimonio y criticaba el aborto. «Me quedé embarazada por primera vez a los 19 años y no me sentía preparada para ser madre. Siempre amaré a Jim por cómo reaccionó en ese momento», recuerda «El Cuerpo» sobre su esposo en el escrito.