ANÁLISIS: Un proceso político por John Lee

l ¿El proceso judicial abierto contra Gu Kailai tiene un trasfondo político?
–Las evidencias sobre la participación de Gu Kailai en la muerte del británico Neil Heywood probablemente sean verdaderas, pero la motivación por la que se sienta al banquillo a la mujer de Bo Xilai es política. El arresto de Gu ha sido utilizado ampliamente para acabar con las ambiciones políticas de Bo de entrar en el Comité Permanente del Politburó.

l ¿Continuará abierta la batalla por el poder en el seno del Partido Comunista tras la sentencia contra Gu?
–Sí, porque el enfrentamiento entre las dos facciones –los autodenominados «principitos» y los populistas– sigue viva. Bo pertenecía a «los principitos», pero era visto por las dos partes como un peligroso inconformista. Con Bo fuera de juego, la lucha fratricida por el control del partido va a continuar.

l ¿Por qué fue destituido Bo Xilai como jefe del partido en la provincia de Chongqing?
– Bo no apoyaba el proceso de decisiones por «consenso público» y prefería realizar declaraciones individuales sin consultar con nadie. También abogaba por una vuelta al socialismo con elementos de la ideología de Mao que han sido rechazados por la cúpula del partido en los últimos años. Bo se estaba construyendo su propia plataforma política.

 

John Lee
Especialista en China del Hudson Institute