«The president More» les saluda

MADRID- Ni More ni Mais ni Plus ni Pli, me llamo Mas, Artur Mas. Y no es que al presidente de la Generalitat le guste presentarse ahora al estilo James Bond, es que la página web del Gobierno catalán le ha jugado una mala pasada. Para entendernos, si uno abre www.govern.cat y le da al enlace de traducción al inglés el presidente Mas aparece como «the president More». Pero el presidente no es el único que sale mal parado. Todos los consejeros pasan por arte de magia a ser «minister» y sus nombres poco o nada tienen que ver con la realidad.

Así, el consejero o «ministro» de Cultura, según la versión inglesa, Ferran Mascarell, pasa a ser «Ferdinand and Mascarell»; el de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, se convierte en la pareja «Joseph and Mary Pilgrim», y el de Bienestar Social y Familia, Josep Lluís Cleries, se transforma en «Clergy and José Luis».

Finalmente, la vicepresidenta catalana, Joana Ortega i Alemany, es nombrada «deputy prime minister», delegada del primer ministro, así grosso modo, y ya puestos le cambian el nombre por el de «Juana Ortega and German», por aquello de que Alemany se parece a «alemán».

Y en medio de todo este jaleo idiomático, la Generalitat optó por anular el enlace de traducción al inglés. Una decisión que nada resolvió, ya que esta página web de contenido político –inaugurada con motivo del Día de Sant Jordi–, aunque está en catalán utiliza el sistema de traductor que ofrece Google, sigue teniendo vigente la opción. Ésa y la interpretación francesa en la que aparece como «le président Plus» o la portuguesa, «el presidente Mais».

Incluso, si uno le coge el gustillo a esto, es posible traducirlo al esperanto, que, lejos de complicarse, le llama «la prezidanto Pli». Sea como fuere, los errores y los cambios de nombres se repiten en todos y cada uno de los idiomas que uno elija.

 

LA LUPA
De Tarradellas a George Washington

El mayor despropósito recae en la figura del ya fallecido Josep Tarradellas. Al que fuera presidente de Cataluña no es que le cambien un poco el nombre o el cargo, no, es que directamente le convierten en «George Washington», o lo que es lo mismo, el primer presidente de EE UU. Increíble pero cierto. Eso sí la biografía la mantienen.
Todo un detalle.